This content is not available in your region

Bruselas descarta grandes cambios a las propuestas de financiación verde

Bruselas descarta grandes cambios a las propuestas de financiación verde
Bruselas descarta grandes cambios a las propuestas de financiación verde   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

BERLÍN, 26 ene – La Comisión Europea no hará ninguna revisión fundamental de las propuestas que clasifican la energía nuclear y el gas como sostenibles, dijo el miércoles la comisaria de Mercados Financieros, Mairead McGuinness, a pesar de las objeciones de algunos Estados de la Unión Europea.

La Comisión incluyó las inversiones en gas y energía nuclear en un borrador de sus normas de “taxonomía financiera sostenible” distribuido el 31 de diciembre, en un momento en el que el bloque está gestionando una transición hacia la energía verde y se enfrenta a una crisis de suministro de gas ante las tensiones con Rusia.

“Es posible que podamos modificar la propuesta en uno u otro punto para responder a algunas objeciones”, declaró McGuinness al diario Frankfurter Allgemeine Zeitung. “Pero en realidad tenemos un margen de maniobra limitado”.

El ministro alemán de Economía, Robert Habeck, miembro del partido ecologista de los Verdes, dijo el martes que Berlín debería votar en contra del plan de etiquetar las centrales nucleares como fuente de energía sostenible, a menos que se modifique la propuesta.

Durante los meses de acalorado debate sobre las propuestas, Alemania y otros miembros de la UE dijeron que es necesario invertir en gas para dejar de utilizar el carbón, más contaminante. Otros dijeron que etiquetar un combustible fósil como verde socavaría la credibilidad de la UE en su intento de liderar la lucha contra el cambio climático.

La energía nuclear también es motivo de división. Francia, la República Checa y Polonia son algunos de los países que afirman que la energía nuclear debería desempeñar un papel importante en la lucha contra el calentamiento global, ya que no emite gases de efecto invernadero. Austria, Alemania, Luxemburgo y otros países se oponen, alegando la preocupación por los residuos radiactivos.

El Gobierno de coalición alemán a tres bandas del canciller alemán Olaf Scholz, formado por los socialdemócratas de centro-izquierda, los Verdes y los liberal-demócratas, también está dividido en este asunto.

Durante las negociaciones de la coalición del año pasado, los tres partidos no fueron capaces de acordar una redacción conjunta sobre las normas de inversión ecológica de la UE y, por tanto, no mencionaron el tema en su acuerdo de coalición presentado en noviembre.

McGuinness dijo que la energía nuclear y el gas son necesarios como tecnologías de transición —“y como tales estarán claramente etiquetadas“— en el camino hacia un “futuro más limpio y mejor”.