This content is not available in your region

El Banco de Inglaterra sube las tasas de interés para contener la espiral inflacionista

El Banco de Inglaterra sube las tasas de interés para contener la espiral inflacionista
El Banco de Inglaterra sube las tasas de interés para contener la espiral inflacionista   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

LONDRES, 3 feb -El Banco de Inglaterra subió el jueves las tasas de interés hasta el 0,5%, con casi la mitad de sus responsables de política monetaria a favor de un aumento mayor para contener las desbocadas presiones sobre los precios, y el banco central advirtió que la inflación pronto superará el 7%.

En una decisión que causó una división inesperada en el seno de la institución, cuatro de los nueve miembros del Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra (BoE, por sus siglas en inglés) apoyaron subir los tipos de interés en medio punto porcentual, hasta el 0,75%. De haber salido adelante, habría sido el mayor aumento de los costes de endeudamiento desde que el BoE adquirió independencia operativa hace 25 años.

La mayoría de los miembros del comité, incluido el gobernador Andrew Bailey, votó a favor de un aumento de 0,25 puntos porcentuales.

La libra esterlina subió tras la decisión dos tercios de céntimo frente al dólar, hasta superar los 1,36 dólares, su máximo desde el 20 de enero. Los bonos del Estado británico registraban ventas y el rendimiento a 10 años alcanzó su nivel más alto desde enero de 2019.

“Aunque una subida de un cuarto de punto puede tener un impacto limitado en la mayoría de las empresas, muchos considerarán que las subidas de tipos consecutivas, y el hecho de que cuatro miembros del Comité de Política Monetaria voten a favor de una subida de tipos más significativa, es un salto hacia un período sostenido de endurecimiento monetario significativo”, dijo Suren Thiru, jefe de economía de las Cámaras de Comercio Británicas.

La decisión se produce después de la subida de tipos de diciembre, lo que supone las primeras subidas consecutivas del tipo de interés bancario desde 2004 y refleja la urgencia de los miembros del Comité de Política Monetaria por demostrar que están al tanto de la creciente crisis del coste de la vida.

El Banco de Inglaterra dijo que la inflación de los precios al consumo, que se situó en el 5,4% en diciembre, alcanzará probablemente un máximo de alrededor del 7,25% en abril, lo que supondría la tasa más alta desde los primeros años de la década de los noventa, devastada por la recesión, y estaría muy lejos de su objetivo del 2%.

El jueves, los reguladores británicos de la energía aumentaron la factura máxima para el uso doméstico típico en unas 700 libras, hasta casi 2.000 libras.

En contraste con el enfoque adoptado por el Banco Central Europeo, el BoE advirtió que se está preparando un nuevo “endurecimiento modesto”, aunque el crecimiento se verá afectado por la inflación mundial de los precios de la energía y los bienes.

“Dada la actual rigidez del mercado laboral y los continuos indicios de una mayor persistencia de las presiones internas sobre los costes y los precios, todos los miembros del Comité consideraron que estaba justificado un aumento del tipo de interés bancario en esta reunión”, según las actas de la reunión.

La alta inflación significa que los ingresos después de impuestos de los hogares de trabajadores caerán un 2% este año y un 0,5% el próximo, mientras que el debilitamiento de la demanda hará que el desempleo llegue al 5% en tres años.

El Banco de Inglaterra dijo que empezará a reducir su programa de expansión cuantitativa (QE, por sus siglas en inglés) de 895.000 millones de libras (1,2 billones de dólares), permitiendo que su amplia cartera de bonos del Estado británico salga de su balance a medida que vayan venciendo, al tiempo que venderá en su totalidad su reserva mucho más pequeña de bonos corporativos.

La presión sobre los precios parece que va a persistir durante mucho más tiempo de lo previsto en noviembre por el BoE, que triplicó su previsión de crecimiento salarial para este año hasta el 3,75%.

La inflación dentro de un año parece que se mantendrá por encima del 5% según las perspectivas del mercado para los tipos de interés. Sin embargo, el Banco de Inglaterra cree que los inversores han descontado demasiadas subidas de tipos en los próximos años, y prevé que la inflación dentro de tres años se situará por debajo del objetivo, en torno al 1,6%.

DECISIÓN NO CONSENSUADA

Bailey, sus adjuntos Ben Broadbent y Jon Cunliffe, el economista jefe Huw Pill y la miembro externa del Comité de Política Monetaria Silvana Tenreyro constituyeron la mayoría que votó a favor de una subida de tipos de 25 puntos básicos.

El Banco de Inglaterra dijo que reconocía los riesgos de las fuertes presiones sobre los precios, pero también la posibilidad de que la inflación caiga más rápido de lo previsto si los costes mundiales de la energía y los bienes se reducen como esperan los mercados, en lugar de la hipótesis más prudente del banco.

Advirtieron de que una mayor subida de tipos podría tener un “impacto desmesurado” en las expectativas de los costes de los préstamos, que ya eran lo suficientemente fuertes.

El vicegobernador Dave Ramsden y los miembros externos Michael Saunders, Jonathan Haskel y Catherine Mann votaron a favor de una subida de tipos de medio punto porcentual.

“La política monetaria debería endurecerse en mayor medida en esta reunión para reducir el riesgo de que las recientes tendencias en el crecimiento de los salarios y las expectativas de inflación se arraiguen más y, por tanto, ayuden a devolver la inflación al objetivo de forma sostenible a corto plazo”, dijo el BoE sobre este grupo.

VENTA DE BONOS

El Banco de Inglaterra dijo que comenzaría a retirar sus compras de activos, acumuladas durante la última década en un intento de estimular la economía en un proceso conocido como endurecimiento o ajuste cuantitativo (QT).

Este proceso comenzará el mes que viene, cuando venza un bono del Estado británico en poder del banco central. Los 27.900 millones de libras de los ingresos no se reinvertirán, dijo el Banco de Inglaterra, ni tampoco las futuras amortizaciones de “gilts” (títulos de deuda nacional británica), por valor de unos 70.000 millones de libras en 2022 y 2023.

El Banco de Inglaterra repitió su plan de considerar la venta activa de “gilts” una vez que el tipo de interés bancario alcance el 1%.

También anunció que planea reducir sus 20.000 millones de libras de bonos corporativos a cero no antes de finales del próximo año, mediante la no reinversión de los bonos que vencen y un programa de ventas aún no anunciado.