This content is not available in your region

Algunos dirigentes del BCE proponen el fin del plan de estímulo

Algunos dirigentes del BCE proponen el fin del plan de estímulo
Algunos dirigentes del BCE proponen el fin del plan de estímulo   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

FRÁNCFORT, 16 feb – Dos autoridades del Banco Central Europeo abogaron el miércoles por poner fin al programa de compra de bonos del BCE, ya que la elevada inflación de la zona del euro reduce los argumentos para darle estímulos a la economía.

Isabel Schnabel, miembro del Consejo de Gobierno del BCE, y Francois Villeroy de Galhau, gobernador del banco central francés, se posicionaron antes de la reunión del 10 de marzo, en la que los responsables de fijar los tipos de interés decidirán el futuro de su programa de impresión de dinero en un contexto de un crecimiento de precios inusualmente rápido.

Tanto Schnabel como Villeroy se mostraron abiertos a reducir el Programa de Compra de Activos (APP), que es una condición previa establecida por el BCE para subir sus tipos de interés

“Ahora hay muchas menos razones para seguir pisando el acelerador mientras aumentamos nuestra cartera de activos, ya que la inflación está convergiendo hacia nuestro objetivo del 2% ‘desde arriba’”, dijo Villeroy en un discurso en la London School of Economics, añadiendo que el programa podría terminar en el tercer trimestre del año.

Le secundó Schnabel, que declaró al Financial Times que veía “un argumento para poner fin a las compras netas de activos” porque sus beneficios “pueden no justificar los costes adicionales”.

La inflación alcanzó un nivel récord del 5,1% en enero y la Comisión Europea espera que se sitúe en el 3,5% este año antes de caer al 1,7% en 2023.

El APP está actualmente activo y se prolongará al menos hasta octubre. El BCE ha dicho que lo terminará “poco antes” de subir sus tipos de interés.

Sin embargo, Villeroy, un moderado del Consejo de Gobierno, dijo que el BCE podría sacar los términos “poco antes” de su orientación monetaria para mantener sus opciones abiertas en un momento de gran incertidumbre.

Añadió que se habían cumplido dos de las tres condiciones establecidas por el BCE para una subida de tipos, ya que la inflación general y la subyacente estaban por encima o en torno al 2%.

El tercer obstáculo que las previsiones de inflación se estabilicen en el objetivo podría superarse “en los próximos trimestres”, predijo Villeroy.

Schnabel, una partidaria de un endurecimiento de la política monetaria, también dijo que era “cada vez más probable” que la inflación se estabilizara en torno al 2%.

Los inversores prevén aumentos de 50 puntos básicos en el tipo de depósito del BCE para diciembre, lo que lo llevaría de nuevo a cero tras ocho años en territorio negativo.

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, ha rebatido estas expectativas, diciendo que cualquier cambio de postura sería gradual, pero no ha conseguido hacer cambiar de opinión a los inversores.

El BCE subió los tipos por última vez en 2011.