This content is not available in your region

La inflación de la eurozona se dispara a un nuevo máximo, intensificando el dilema del BCE

Markets pare rate hike bets again as West gets tougher on Russia
Markets pare rate hike bets again as West gets tougher on Russia   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

FRÁNCFORT, 2 mar – La inflación de la zona euro alcanzó otro récord el mes pasado, intensificando un dilema político para el Banco Central Europeo, que debe transmitir una sensación de calma en medio de las turbulencias del mercado relacionadas con la guerra, pero también responder a las crecientes presiones sobre los precios.

La inflación en los 19 países que comparten el euro se aceleró hasta el 5,8% desde el 5,1% de enero, superando las expectativas del 5,4% y confundiendo también la proyección del propio BCE que esperaba una caída, según mostraron el miércoles los datos de Eurostat.

Un aumento del 32% en los costes de la energía impulsó la inflación el mes pasado, pero los precios de los alimentos no elaborados también subieron de manera notable, un 6,1%, lo que hizo que la inflación fuera especialmente dañina para las familias con menos ingresos.

Con los precios de la energía disparados debido a la guerra de Rusia en Ucrania, es casi seguro que la inflación se acelerará aún más en los próximos meses, según los analistas, y podría alcanzar una media de alrededor del 5% o más este año, más del doble del objetivo del 2% del BCE.

Dado que las presiones sobre los precios han ido aumentando durante meses, el BCE estaba casi seguro de acelerar su salida de la política ultralaxa en su reunión del 10 de marzo.

Sin embargo, la guerra ha echado por tierra esos planes, sumiendo en la incertidumbre las perspectivas de la política monetaria.

El problema para el BCE es que, si bien es probable que la guerra impulse los precios por encima de todas las previsiones este año, es un factor negativo tanto para el crecimiento como para la inflación a más largo plazo, un horizonte más relevante para el banco central.

Los elevados costes de la energía merman el poder adquisitivo de los hogares, reducen los márgenes de las empresas y pesan sobre la inversión. También es probable que repercutan en el precio de otros bienes y servicios, especialmente en el de los alimentos, ya que el gas natural es el mayor coste en la producción de fertilizantes.

Mientras tanto, las condiciones de financiación ya se han endurecido, sobre todo debido a la caída de los precios de las acciones, en particular el descenso del 25% del índice bancario de la zona euro desde mediados de febrero.

Fabio Panetta, miembro del comité ejecutivo del BCE, ya ha defendido la conveniencia de aplazar el endurecimiento de la política monetaria.

Los partidarios de una política monetaria más agresiva en el BCE argumentan que la inflación ya es alta y generalizada, por lo que no se justifica mantener un estímulo extraordinario y afirman que lo más apropiado sería una política monetaria más neutral.

El presidente del Bundesbank, Joachim Nagel, dijo el miércoles que, dado que la inflación alemana probablemente será más alta este año de lo que se había previsto recientemente, el BCE debería mantener su enfoque en la normalización de la política monetaria.

La inflación subyacente también está aumentando rápidamente, lo que sugiere que ya no son sólo los artículos volátiles los que hacen subir los precios.

La inflación que excluye los precios de los alimentos y la energía se aceleró hasta el 2,9% en febrero, desde el 2,4% del mes anterior, y la medida aún más estrecha, que excluye el alcohol y el tabaco, subió hasta el 2,7% desde el 2,3%.

Los partidarios de la política monetaria agresiva también sostienen que los ciudadanos están sintiendo cada vez más el impacto de la alta inflación, por lo que también es políticamente arriesgado que el banco central no actúe.

Los mercados, que hace unas semanas preveían una subida de los tipos de interés de 50 puntos básicos este año, ahora sólo ven subidas de unos 15 puntos básicos. El rendimiento de la deuda alemana a 10 años, en territorio positivo en febrero, bajaba a -0,41% el miércoles, mientras los inversores revalorizan las perspectivas de la política monetaria.

El BCE se reunirá de nuevo el 10 de marzo y la decisión de política monetaria sigue siendo muy abierta y está sujeta a la evolución de Ucrania.