This content is not available in your region

Powell apoya alza de 25 puntos básicos en marzo y dice que Fed está lista para ser más agresiva

Powell apoya alza de 25 puntos básicos en marzo y dice que Fed está lista para ser más agresiva
Powell apoya alza de 25 puntos básicos en marzo y dice que Fed está lista para ser más agresiva   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Howard Schneider y Lindsay Dunsmuir

WASHINGTON, 2 mar -El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dijo el miércoles que estaba “inclinado a proponer y apoyar un aumento de la tasa de 25 puntos básicos” en la reunión del banco central de este mes, pero que estaría “preparado para actuar de manera más agresiva” si la inflación no baja tan rápido como se espera.

En declaraciones enmarcadas por la guerra en Ucrania, Powell le dijo al Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes que el panorama económico se había vuelto “muy incierto” y que la Fed quería “proceder cuidadosamente” mientras cambia la política monetaria en una situación ya complicada.

Pero aunque sus comentarios sobre la reunión del 15 y 16 de marzo pusieron fin al debate sobre el paso inicial de la Fed de endurecer la política monetaria, Powell dijo que eso no significa que el banco central no se moverá más rápido en un momento posterior.

“Procederemos cuidadosamente a medida que sepamos más sobre las implicaciones de la guerra de Ucrania en la economía”, dijo Powell.

“Esperamos que la inflación alcance su punto máximo y comience a bajar este año. En la medida en que sea mayor o persistentemente más alta (…) estaríamos preparados para actuar de manera más agresiva elevando la tasa de fondos federales en más de 25 puntos básicos en una reunión o reuniones”.

La Fed ha mantenido su tasa de interés de referencia a un día cerca de cero desde que la recortó en 2020 para apuntalar la economía en medio del impacto de la pandemia de coronavirus.

Al inicio de su aparición ante el panel, Powell abordó una serie de preguntas sobre la guerra en Ucrania. Dijo que el banco central había comenzado a analizar escenarios sobre el posible impacto, pero que aún no había nada en los datos que justificara cambiar el eje de la política monetaria establecido desde fines del año pasado en respuesta a una inflación mayor a la esperada.

En su testimonio, Powell reiteró el relato central de la Fed de que la alta inflación, que triplica el objetivo del 2% del banco central, y un mercado laboral “extremadamente ajustado” justifican tasas de interés más altas.

El impacto de la pandemia del coronavirus en la economía parece estar disminuyendo, dijo, la contratación sigue siendo fuerte, y la inflación ha surgido como el riesgo principal.

La inflación “está ahora muy por encima de nuestro objetivo a largo plazo del 2%. La demanda es fuerte, y los cuellos de botella y las restricciones de la oferta están limitando la rapidez con la que la producción puede responder”, sostuvo el jefe de la Fed.

Añadió que esas interrupciones de la oferta habían sido “mayores y más duraderas de lo previsto”, y reafirmó la promesa de la Fed de ser tan estricta como sea necesario para que los precios vuelvan a su cauce.

Aunque se espera que algunas de esas presiones inflacionarias se reduzcan a lo largo del año, “estamos atentos a los riesgos de posibles presiones alcistas adicionales… Utilizaremos nuestras herramientas como sea apropiado para evitar que la mayor inflación se arraigue”.

Sin embargo, Powell también reconoció la nueva complejidad que enfrenta la Fed por los acontecimientos en Europa, que tienen el potencial tanto de aumentar las presiones sobre los precios como de socavar el crecimiento.

“Los efectos a corto plazo sobre la economía estadounidense de la invasión de Ucrania, la guerra en curso, las sanciones y de los acontecimientos que se avecinan, siguen siendo muy inciertos”, dijo. “Tendremos que ser ágiles para responder a los datos entrantes y a la evolución de las perspectivas”.

La persistente alta inflación ha sorprendido a los responsables de la política monetaria, que pensaban que el rápido aumento de los precios provocado por la pandemia sería temporal. Desde el otoño boreal pasado han estado debatiendo qué hacer al respecto.

Tras el alza de las tasas en su reunión del 15-16 de marzo, el mercado espera que la Fed siga aumentando el costo del endeudamiento en lo que queda de año.

Aunque la alta inflación sigue siendo el principal objetivo de la Fed, la invasión a Ucrania ha añadido una nueva dimensión al análisis, con el potencial de llevar la política monetaria en direcciones opuestas. Un aumento sostenido en los precios de la energía y nuevos límites en torno al movimiento de personas y bienes, por ejemplo, podrían impulsar la inflación aún más.

Pero el crecimiento económico mundial puede sufrir un golpe justo cuando los gobiernos de Estados Unidos y Europa esperaban que las consecuencias de la pandemia se aliviaran hasta el punto de que se pudieran eliminar las últimas restricciones a las empresas, las escuelas y la socialización.