This content is not available in your region

La confianza de las pequeñas empresas de EEUU cae a su nivel más bajo en un año -encuesta

La confianza de las pequeñas empresas de EEUU cae a su nivel más bajo en un año -encuesta
La confianza de las pequeñas empresas de EEUU cae a su nivel más bajo en un año -encuesta   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

8 mar – La confianza de las pequeñas empresas estadounidenses cayó en febrero a su nivel más bajo en un año, ante una ola de inflación que está obligando a un porcentaje récord de establecimientos a subir los precios y que hace mella en sus perspectivas sobre la economía, según mostró una encuesta el martes.

La Federación Nacional de Empresas Independientes dijo que su Índice de Optimismo de las Pequeñas Empresas cayó 1,4 puntos a 95,7 el mes pasado, desde los 97,1 de enero. Se trata de la cifra más baja desde febrero de 2021.

Más de una cuarta parte de las empresas señalaron la inflación como su mayor problema, al situarse en su nivel más alto desde 1981, mientras que un récord de 68% dijo que estaban llevando a cabo sus propios aumentos de precios. Sin embargo, el aumento de los precios no se tradujo en una mejora de los beneficios en muchos casos, ya que una mayor proporción de empresas informó de que sus ingresos eran más escasos y más del 60% manifestó que había perdido oportunidades de venta.

“La inflación sigue siendo un problema entre las empresas, lo que ha llevado a más propietarios a subir los precios de venta de nuevo en febrero”, dijo el economista jefe de la NFIB, Bill Dunkelberg. “Las interrupciones de la cadena de suministro y la escasez de mano de obra también siguen siendo problemas, lo que lleva a la disminución de los ingresos y las ventas para muchos”.

Las interrupciones en la cadena de suministro han sido un problema constante a medida que la economía se ha recuperado de la corta pero históricamente profunda recesión de hace dos años, causada por la pandemia del COVID-19. Como la demanda —de bienes en particular— supera con creces la oferta, la inflación se ha disparado hasta alcanzar el nivel más alto de las últimas cuatro décadas.

El panorama de la inflación no ha hecho más que empeorar en marzo, con una invasión rusa de Ucrania que ha impulsado la subida de los precios de todo tipo de productos, desde el combustible hasta los alimentos, echando por tierra las esperanzas expresadas por los responsables de la política monetaria, como los de la Reserva Federal, de que se estabilicen las presiones sobre los precios. La encuesta del martes no mencionaba la guerra, que comenzó a finales de febrero.

Se espera que la Reserva Federal empiece a subir los tipos de interés la semana que viene al menos en 25 puntos básicos para frenar la elevada inflación, pero la guerra en Europa del Este ha aumentado la incertidumbre sobre hasta dónde podrá llegar el banco central, y con qué rapidez, a la hora de eliminar las medidas extraordinarias de apoyo que puso en marcha hace dos años al comienzo de la pandemia de coronavirus.