This content is not available in your region

Autoridades de la Fed están divididas sobre el panorama de la inflación después de la pandemia

Autoridades de la Fed están divididas sobre el panorama de la inflación después de la pandemia
Autoridades de la Fed están divididas sobre el panorama de la inflación después de la pandemia   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Dan Burns y Ann Saphir

12 abr – Los miembros del banco central de Estados Unidos están divididos sobre si la alta inflación será un problema recurrente en el futuro que requiera repetidas alzas de tasas, mostraron el martes los comentarios de dos autoridades, lo que contrasta fuertemente con su consenso sobre la actual trayectoria de la política monetaria.

Los comentarios por separado de la gobernadora de la Reserva Federal, Lael Brainard, y del presidente de la Fed de Richmond, Thomas Barkin, sobre las perspectivas posteriores a la pandemia, mostraron una incipiente brecha en las opiniones de los líderes de la Fed, que actualmente ven la necesidad de subir las tasas de interés de forma agresiva este año.

La forma en que se desarrolle este debate podría marcar el rumbo de la política monetaria de la Fed en los próximos años.

En una entrevista con el Wall Street Journal, Brainard afirmó que la “tarea más importante” del banco central es volver a situar la inflación en el objetivo del 2%, pero confía en que una serie de subidas de las tasas de interés y una reducción de las enormes tenencias de bonos de la Reserva Federal lo consigan.

Dijo que se sentía alentada por el hecho de que la inflación subyacente, que excluye la energía y los alimentos, estaba comenzando a moderarse, incluso cuando el aumento de los precios generales era el más alto desde 1981. Agregó que espera que la demanda y la inflación se enfríen en los próximos meses a medida que la Reserva Federal suba los tipos “rápidamente”.

Pero una vez que la economía supere las presiones sobre los precios derivadas de la oferta restringida por la pandemia y la invasión de Rusia a Ucrania, “hay buenas razones para pensar” que el panorama económico se restablecerá más cerca de las normas anteriores a la pandemia, añadió.

La baja inflación fue, durante las dos décadas anteriores a la pandemia, una amenaza mayor que la alta inflación. La persistente presión a la baja sobre los precios debido al envejecimiento de la población, el lento crecimiento y la globalización obligaron a la Reserva Federal a mantener las tasas de interés bajas durante gran parte de ese tiempo.

Algunos críticos afirman que esa experiencia ha influido en lo que consideran una respuesta demasiado lenta de la Reserva Federal a la alta inflación en esta ocasión.

Por otra parte, Barkin se mostró el martes de acuerdo con Brainard sobre la trayectoria de la política a corto plazo, pero expuso un panorama muy diferente después de la pandemia.

Dijo que las presiones al alza de los precios podrían mantenerse si las empresas rehacen las cadenas de suministro para hacerlas más resistentes a posibles interrupciones, pero también más costosas, y los gobiernos gastan más en defensa o en prestaciones para una población que envejece.

Las restricciones laborales derivadas de la desaceleración del crecimiento de la población también podrían agravar estas presiones.

Si los episodios de alta inflación se vuelven más comunes en el futuro de lo que eran antes de la pandemia, dijo Barkin, “nuestros esfuerzos para estabilizar las expectativas de inflación podrían requerir períodos en los que endurezcamos la política monetaria más de lo que ha sido nuestro patrón reciente”.

Sin embargo, Barkin dijo que por ahora la tarea está clara: elevar rápidamente las tasas de interés hasta un nivel neutral, estimado en torno al 2,4%.

“El mejor camino a corto plazo para nosotros es movernos rápidamente hacia el rango neutral y luego probar si las presiones inflacionarias de la era de la pandemia se están relajando, y cuán persistente se ha vuelto la inflación”, dijo, hablando de manera remota en un evento de Money Marketeers en Nueva York. “Si es necesario, podemos avanzar más”.