This content is not available in your region

EXCLUSIVA: El FMI planea movilizar 45.000 millones de dólares para un nuevo fondo que ayude a más países

IMF says time may be approaching for SNB to tighten policy
IMF says time may be approaching for SNB to tighten policy   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Andrea Shalal

WASHINGTON, 13 abr – El Fondo Monetario Internacional espera movilizar unos 45.000 millones de dólares para un nuevo fondo fiduciario que ayude a un mayor número de países, entre los que se encuentran algunas economías de renta media, a hacer frente al cambio climático y a otros retos a largo plazo, según se desprende de un documento elaborado por el personal del FMI y revisado por Reuters.

Se prevé que el Directorio Ejecutivo del FMI apruebe el miércoles los planes para el nuevo Fondo de Resiliencia y Sostenibilidad (RST, por sus siglas en inglés) que fueron elaborados por el personal del FMI después de que el Grupo de las 20 principales economías respaldara la creación del instrumento en octubre.

Según el documento, casi tres cuartas partes de los 190 miembros del FMI podrían obtener préstamos del nuevo fideicomiso, el primer instrumento del prestamista mundial creado expresamente para ayudar a los países a gestionar los riesgos de la balanza de pagos que plantean los desafíos a largo plazo.

“Hoy en día, incluso cuando los países miembros del FMI se enfrentan a los desafíos inmediatos del aumento de la inflación, la limitación del espacio fiscal y la recuperación de la pandemia —exacerbados por los riesgos asociados a la guerra en Ucrania— también están pidiendo ayuda al Fondo para responder a los desafíos a más largo plazo, como el cambio climático y la preparación para la pandemia”, dice el documento.

En la actualidad, el FMI ofrece financiación a bajo coste y a tipo de interés cero para ayudar a los países a hacer frente a los retos a corto plazo, como la fuga de capitales, la inflación o los altos precios de las materias primas, así como a los retos fiscales y financieros a medio plazo.

Sin embargo, carece de un servicio que ayude a los países a gestionar el riesgo que suponen las amenazas a largo plazo para la balanza de pagos, a aumentar la resistencia económica a las crisis y a aprovechar las oportunidades para lograr un crecimiento sostenible y sin exclusiones.

Además, el Fondo Fiduciario para el Crecimiento y la Reducción de la Pobreza del FMI está abierto únicamente a los países de bajos ingresos.

El RST, propuesto por primera vez en junio por la Directora Gerente del FMI, Kristalina Georgieva, llenaría ese vacío y ofrecería a los países una financiación asequible a lo largo de amplios períodos de reembolso. El FMI ha dicho que tiene previsto empezar a conceder préstamos en el marco de este programa en octubre.

Estará disponible para los países de bajos ingresos y los países vulnerables de ingresos medios, incluidos los Estados pequeños, muchos de los cuales se vieron especialmente afectados por la pandemia y su impacto económico.

Para poder optar a los préstamos del nuevo RST, los países tendrían que seguir desarrollando “medidas regulatorias y de reforma creíbles”, tener una deuda sostenible y una capacidad adecuada para reembolsar al FMI, y formar parte de un programa de financiación concurrente o no respaldado por el FMI, según el documento.

Además de conceder préstamos, el FMI también tiene acuerdos de coordinación de normas con otros países, como Serbia, Ruanda y Senegal, que no implican financiación.

Los criterios de elegibilidad se establecieron para “preservar la estabilidad económica” al tiempo que se mitigan los riesgos financieros para el fondo, según el documento.

Los miembros más ricos del FMI podrían contribuir al fideicomiso donando sus Derechos Especiales de Giro no necesarios, que constituyen las reservas de divisas propias del FMI, de una asignación de 650.000 millones de dólares aprobada el pasado agosto.

También se espera que la financiación sirva de catalizador para una mayor financiación pública y privada, según el documento.