This content is not available in your region

Asociación autos de China estima que las ventas cayeron un 48% en abril

Asociación autos de China estima que las ventas cayeron un 48% en abril
Asociación autos de China estima que las ventas cayeron un 48% en abril   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

SHANGHÁI – La asociación de autos de China estimó que las ventas en abril cayeron un 48% interanual, en medio de políticas para contener el COVID-19 que impusieron cierres de fábricas, limitaron el acceso a las concesionarias y frenaron el gasto.

La estimación representa el mayor descenso de las ventas en el mercado automovilístico más grande del mundo desde febrero de 2020, cerca del inicio de la pandemia, cuando cayeron un 79% respecto al año anterior.

Las ventas de coches en los primeros cuatro meses del año podrían caer un 12,3% respecto al año anterior, dijo el viernes la Asociación China de Fabricantes de Automóviles.

El fuerte descenso es la última señal de los costos económicos de las medidas de emergencia impuestas por China para controlar un brote de coronavirus en Shanghái y otras ciudades en las últimas semanas, y se produce en momentos en que los fabricantes tratan de reanudar la producción.

Las concesionarias de autos, las tiendas y los centros comerciales de Shanghái cerraron a lo largo del mes y sus 25 millones de habitantes no pudieron hacer compras por internet más allá de alimentos y productos de primera necesidad.

Analistas de Nomura estimaron a mediados de abril que 45 ciudades, que representan el 40% del PIB chino, estaban sometidas a confinamientos totales o parciales, con un riesgo creciente de recesión.

Una encuesta realizada por una asociación de concesionarios de automóviles de China mostró que las salas de exposición de 34 ciudades habían sido cerradas por las medidas de control COVID-19 en abril, la mayoría durante más de una semana.

Antes del confinamiento de Shanghái, las ventas de vehículos eléctricos estaban en auge. Las ventas de Tesla en China se habían disparado un 56% en el primer trimestre, y las de su mayor rival en China, BYD, se habían quintuplicado.

A principios de esta semana, tres de los fabricantes de vehículos eléctricos más importantes de China también informaron de un fuerte descenso de las ventas.