This content is not available in your region

Los problemas de deuda de las promotoras chinas se agravan al caer las ventas y el yuan

Los problemas de deuda de las promotoras chinas se agravan al caer las ventas y el yuan
Los problemas de deuda de las promotoras chinas se agravan al caer las ventas y el yuan   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Clare Jim

HONGKONG – La promotora china Zhongliang Holdings tiene dificultades para conseguir la aprobación de los tenedores de bonos para prorrogar su reembolso por valor de 729 millones de dólares antes de una fecha límite clave, la próxima semana, con lo que se suma a otras competidoras desesperadas por evitar el impago de la deuda en el extranjero.

La empresa, con sede en Shanghái, ha tenido problemas para vender suficientes viviendas en un contexto de un descenso sostenido de la actividad inmobiliaria en China, así como para lograr la refinanciación para pagar a los inversores a los que se les adeuda el reembolso total de sus bonos en mayo y julio.

Un impago de los bonos de Zhongliang agravaría la preocupación de los inversores por el sector inmobiliario chino, mientras Pekín trata de apuntalar la confianza en la economía en general.

Incluso si Zhongliang obtiene la aprobación para prorrogar el plazo un año más, la promotora, que se tambalea por la escasez de efectivo, tendría que pagar 1,25 millones de dólares más por los cupones de sus bonos debido a la debilidad del yuan. Para otros emisores con problemas de liquidez y una mayor carga de deuda, los costes adicionales de reembolso debidos al cambio de divisas podrían ser mucho mayores.

“La situación es definitivamente más grave esta vez”, dijo el director financiero de Zhongliang, Albert Yau, comparando las condiciones actuales con la última gran caída del yuan en 2018.

A diferencia de la caída de 2018, las promotoras no pueden ahora refinanciarse en el extranjero después de que una serie de impagos de otros emisores del problemático sector hicieran imposible la obtención de nueva deuda. Eso significa que los reembolsos tendrían que ser transferidos desde cuentas de yuanes en territorio chino.

Zhongliang pidió a los tenedores de sus bonos de mayo y julio de 2022 a finales de abril que retrasaran los vencimientos canjeando sus bonos por una nueva emisión con vencimiento el próximo año.

Los tenedores de bonos tienen hasta el lunes a última hora para dar su consentimiento, un plazo ampliado desde el 10 de mayo. Si no se consigue la aprobación del 90%, es probable que se produzca un impago.