This content is not available in your region

Japón y Europa siguen caminos distintos mientras el G7 advierte de los riesgos de inflación

Japan, Europe tread different paths as G7 warns of inflation risks
Japan, Europe tread different paths as G7 warns of inflation risks   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Leika Kihara y Francesco Canepa

KOENIGSWINTER, ALEMANIA – Japón y Europa, que durante mucho tiempo han seguido un camino similar en la lucha contra la baja inflación, parecen estar adoptando enfoques opuestos sobre la política monetaria y los riesgos de subida de los precios, lo que ha generado advertencias en la reunión del Grupo de los Siete celebrada esta semana en Alemania.

El gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, repitió el viernes su mantra a favor de la relajación monetaria, afirmando que la reciente inflación impulsada por los costes será efímera y no justificará la retirada de los estímulos.

“No hay absolutamente ningún cambio en nuestra opinión de que es apropiado mantener nuestra política de control de la curva de rendimiento, incluidos los tipos de interés negativos”, dijo Kuroda tras asistir a la reunión de los dirigentes financieros del G7.

El tono de Kuroda contrastó con el de los responsables europeos, que están cada vez más preocupados por la inflación, lo suficiente como para comprometerse a subir los tipos.

“Es seguro que los tipos de interés negativos son cosa del pasado”, dijo el responsable del Banco Central Europeo, Joachim Nagel, tras la reunión del G7.

“El hecho es que la dinámica de la inflación ha cambiado profundamente en un periodo de tiempo relativamente corto. En consecuencia, la política monetaria ha cambiado en la mayoría de los países del G7″.

Teniendo en cuenta que Estados Unidos también está lidiando con la inflación creciente, el comunicado de los dirigentes financieros del G7 afirma que los bancos centrales deben calibrar el ritmo de endurecimiento monetario para hacer frente a una inflación que alcanza “niveles que no se han visto en décadas”.

El Ministro de Finanzas alemán, Christian Lindner, que presidió la reunión del G7, dijo que los bancos centrales tienen una “gran responsabilidad” para ayudar a controlar la inflación.

La inflación subyacente del consumo en Japón sólo superó ligeramente el objetivo del 2% del Banco de Japón en abril, por primera vez en siete años.

Esto palidece en comparación con la inflación de la zona euro, que alcanzó un récord del 7,4% en abril, muy por encima del objetivo del 2% del BCE, incluso después de excluir un aumento desmesurado de los precios de la energía y los alimentos.

Kuroda insiste en que el lento crecimiento de los salarios en Japón y la rígida mentalidad deflacionista impedirán que la inflación aumente en gran medida.

Sin embargo, el caso de Europa subraya el peligro de ser complaciente con el riesgo de que aumente la inflación.

El BCE subestimó gravemente la inflación el año pasado y restó importancia a la preocupación por la creciente presión sobre los precios durante meses.

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, prácticamente descartó la subida de tipos en diciembre, antes de cambiar bruscamente de rumbo y abrir la puerta a la primera subida de tipos del banco en más de una década.

La clave en cuanto al momento en que Japón podría unirse finalmente a otras economías en la salida de los estímulos extraordinarios dependerá de las perspectivas de las expectativas de inflación, y de la suerte del yen, según los analistas.

La reciente caída del yen a un mínimo de dos décadas por debajo de 130 por dólar ha sido una fuente de preocupación para los dirigentes monetarios japoneses, ya que empuja al alza los ya crecientes costes de importación de combustible y alimentos.

“El Banco de Japón elevará el objetivo de rentabilidad en algún momento, pero es difícil que eso ocurra ahora”, dijo Kit Juckes, estratega macroeconómico de Société Générale, que señalaba la debilidad de la economía japonesa y las expectativas de inflación “increíblemente bien ancladas”.

“Creo que las autoridades japonesas querrían mantener el yen estable en un rango de 120-130″, dijo, y añadió que el Banco de Japón tendrá que normalizar su política monetaria si el yen cae a 140.