This content is not available in your region

Los eurodiputados bloquearán la etiqueta de inversión verde para gas y energía nuclear

Los eurodiputados bloquearán la etiqueta de inversión verde para gas y energía nuclear
Los eurodiputados bloquearán la etiqueta de inversión verde para gas y energía nuclear   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Kate Abnett

BRUSELAS – Los parlamentarios de la Unión Europea intentarán bloquear un plan para etiquetar el gas y la energía nuclear como inversiones sostenibles, en un momento en que Europa intenta reducir sus emisiones de dióxido de carbono para hacer frente al cambio climático.

La Comisión Europea, que es el brazo ejecutivo de la UE, propuso este año incluir el gas y la energía nuclear en la taxonomía financiera sostenible del bloque, un sistema para etiquetar las inversiones respetuosas con el clima.

“La Comisión Europea ha violado el espíritu y la letra de la ley al etiquetar como ‘sostenibles’ fuentes de energía muy polémicas y contaminantes”, dijo el legislador verde Bas Eickhout, uno de los firmantes de una resolución para vetar la normativa.

La propuesta de la Comisión se elaboró tras casi dos años de disputas internas en la UE, y dividió la opinión de los miembros y parlamentarios, que discrepan sobre las credenciales ecológicas del gas y la energía nuclear.

La resolución presentada por los eurodiputados afirmaba que el gas y la energía nuclear no podían considerarse sostenibles en base a la legislación comunitaria sobre la taxonomía, y que causarían confusión entre los inversores.

Los parlamentarios de la UE no tuvieron la “debida oportunidad” de presentar sus comentarios antes de que la Comisión publicara la propuesta, añadía.

Al reservar la etiqueta “verde” sólo para las inversiones realmente respetuosas con el clima, la taxonomía se diseñó para ayudar a dirigir miles de millones de euros hacia las inversiones bajas en carbono necesarias para cumplir los objetivos climáticos de la UE.

La propuesta original de la Comisión seguía una recomendación de no etiquetar las plantas de gas como verdes, debido a sus emisiones de CO2 que calientan el planeta. La propuesta final de la UE llegó tras la presión de los países que afirmaban que la inversión en gas era necesaria para ayudarlos a eliminar el carbón, que es más contaminante.

Los países también están divididos respecto a la energía nuclear, que no emite CO2 pero produce residuos radiactivos.

Aunque la resolución fue presentada por 16 eurodiputados de grupos que representan a la mayoría del Parlamento Europeo, pocos tienen una posición firme sobre las normas, por lo que el nivel de apoyo general no está claro.

Al menos la mitad de los 705 diputados del Parlamento europeo tendrían que rechazar las normas. Dos comités votarán la resolución el mes que viene, y después lo hará el pleno.

Las normas también podrían ser rechazadas por 20 de los 27 países de la UE, un umbral que se considera poco probable de alcanzar.