This content is not available in your region

La economía alemana esquiva la recesión pese al impacto de la guerra y la pandemia

La economía alemana esquiva la recesión pese al impacto de la guerra y la pandemia
La economía alemana esquiva la recesión pese al impacto de la guerra y la pandemia   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

BERLÍN – La economía alemana creció ligeramente en el primer trimestre respecto al trimestre anterior, según mostraron datos oficiales el miércoles, con un aumento de las inversiones compensado por el doble impacto de la guerra en Ucrania y el COVID-19, que los expertos prevén que pesarán más en los tres meses hasta junio.

La mayor economía europea creció un 0,2% trimestral en términos ajustados y un 3,8% anual, según informó el miércoles la Oficina Federal de Estadística alemana. Un sondeo de Reuters había previsto un 0,2% y un 3,7%, respectivamente.

La lectura significó que Alemania bordeó la recesión, a menudo definida como dos trimestres seguidos de contracción intertrimestral, después de que el producto interior bruto (PIB) cayera un 0,3% a finales de 2021.

Mientras que el gasto de los hogares y de las administraciones públicas se mantuvo en su mayor parte al mismo nivel que en el trimestre anterior y las exportaciones se redujeron a principios de año, las inversiones crecieron.

Las inversiones en construcción, impulsadas por un clima benigno, aumentaron un 4,6% con respecto al trimestre anterior, a pesar del aumento de los precios, y las inversiones en maquinaria y equipos subieron un 2,5%.

La confianza de las empresas alemanas aumentó inesperadamente en mayo, al tiempo que su economía mostró su resistencia, según una encuesta del instituto Ifo publicada esta semana, que no encontró signos observables de recesión.

Sin embargo, tampoco hay un repunte a la vista, y Sebastian Dullien, director del Instituto de Política Macroeconómica (IMK, por sus siglas en alemán), predijo que el efecto de la guerra y las restricciones relacionadas con la pandemia en China el mayor socio comercial de Alemania el año pasado, según los datos oficiales será mucho mayor en el segundo trimestre.

Carsten Brzeski, economista de ING, dijo que mantiene su hipótesis de base de una ligera contracción del PIB en el segundo trimestre tras la lectura del miércoles.

“La acumulación de inventarios y la debilidad del consumo en el primer trimestre, así como la muy débil confianza de los consumidores, merman claramente el optimismo que transmiten actualmente los indicadores adelantados tradicionales”, dijo.

El índice de confianza de los consumidores elaborado por el instituto GfK subió ligeramente en junio desde el mínimo histórico de mayo, con el gasto de los hogares lastrado por la inflación.

El Gobierno alemán prevé un crecimiento económico del 2,2% en 2022.