This content is not available in your region

Gasto de consumidores EEUU sube con fuerza e inflación se desacelera

Gasto de consumidores EEUU sube con fuerza e inflación se desacelera
Gasto de consumidores EEUU sube con fuerza e inflación se desacelera   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON – El gasto de los consumidores de Estados Unidos aumentó más de lo esperado en abril, ya que los hogares compraron más bienes y servicios y el aumento de la inflación se desaceleró, lo que podría apuntalar el crecimiento económico en el segundo trimestre frente al creciente temor a una recesión.

Las perspectivas de la economía a corto plazo también se vieron favorecidas por otros datos del Departamento de Comercio del viernes que mostraron que el déficit comercial de bienes se redujo drásticamente el mes pasado. Un déficit comercial récord había provocado una contracción de la producción en el primer trimestre.

“La economía siempre puede cambiar de a poco, pero en este punto del ciclo económico, los consumidores todavía están gastando lo que tienen, manteniendo a raya los vientos recesivos”, dijo Christopher Rupkey, economista jefe de FWDBONDS en Nueva York.

El gasto del consumidor, que representa más de dos tercios de la actividad económica de Estados Unidos, aumentó un 0,9% el mes pasado. Los datos de marzo se revisaron al alza para mostrar un aumento del 1,4% en lugar del 1,1% como se había informado.

Los consumidores compraron más vehículos nuevos, ropa, artículos recreativos, así como muebles y equipos para el hogar. La demanda de bienes sigue siendo fuerte pese a que el gasto en servicios está repuntando. Los consumidores también cenaron fuera, viajaron y aumentaron los gastos en vivienda y servicios públicos.

Economistas encuestados por Reuters habían pronosticado que el gasto de los consumidores aumentaría un 0,7%. El gasto ha sido respaldado por ahorros significativos, así como por fuertes ganancias salariales. Las empresas han tenido dificultades para llenar un récord de 11,5 millones de vacantes desde fines de marzo.

La postura restrictiva de la política monetaria de la Reserva Federal, en su lucha por sofocar la alta inflación y llevarla de vuelta a su objetivo del 2%, ha avivado el temor a una recesión, lo que provocó una venta masiva de acciones y un aumento en los rendimientos de bonos del Tesoro y el dólar.

El banco central ha elevado su tasa de interés de política en 75 puntos básicos desde marzo. Se espera que la Fed suba la tasa de interés a un día en medio punto porcentual en cada una de sus próximas reuniones en junio y julio.

BRECHACOMERCIAL

Las estimaciones de crecimiento para el segundo trimestre están mayormente por encima de una tasa anualizada de 2,0%. La economía se contrajo a un ritmo del 1,5% en el trimestre de enero a marzo, lastrada por un déficit comercial récord y una acumulación de inventarios más lenta en relación con la sólida tasa del cuarto trimestre.

Pero el comercio probablemente no arrastrará al PIB este trimestre. En un segundo informe, el Departamento de Comercio dijo que el déficit comercial de bienes cayó un 15,9% a 105.900 millones de dólares en abril.

El ajuste reflejó una disminución del 5,0% en las importaciones. Si bien la caída en las importaciones es buena para el PIB, podría estar señalando una desaceleración en el gasto de los consumidores y la inversión empresarial.

El dato indicó que bajaron las importaciones de bienes de capital y de consumo. Las importaciones de vehículos, sin embargo, aumentaron. Las exportaciones de bienes aumentaron 3,1%, impulsadas por los envíos de productos alimenticios.

Si bien la inflación persistió en abril, la magnitud de las alzas fue menor que en los últimos meses. El índice de precios de gastos de consumo personal (PCE) subió un 0,2%, el menor avance desde noviembre de 2020, después de dispararse un 0,9% en marzo.

En los 12 meses hasta abril, el índice de precios PCE avanzó un 6,3% después de subir un 6,6% en marzo.

El aumento anual del índice de precios del PCE se está desacelerando a medida que las grandes alzas del año pasado desaparecen del cálculo.

Excluyendo los componentes volátiles de alimentos y energía, el índice de precios PCE ganó un 0,3%, aumentando por el mismo margen durante tres meses consecutivos. El llamado índice de precios PCE subyacente aumentó un 4,9% interanual en abril, la menor ganancia desde diciembre pasado, tras subir un 5,2% en marzo.

“Necesitamos ver que los aumentos mensuales se enfríen de manera más significativa antes de que la Fed pueda hacer una pausa”, dijo Jennifer Lee, economista senior de BMO Capital Markets en Toronto.

En un tercer dato divulgado el viernes, la Universidad de Michigan reveló que su índice de confianza del consumidor llegó a 58,4 en mayo en su medición final, por debajo de las estimaciones de analistas encuestados de una lectura de 59,1.