This content is not available in your region

La inflación alemana se impone como argumento para una mayor subida de tipos del BCE

German inflation at highest level in nearly half a century
German inflation at highest level in nearly half a century   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

BERLÍN – La inflación alemana subió en mayo a su nivel más alto en casi medio siglo debido a la subida de los precios de la energía y los alimentos, lo que refuerza los argumentos a favor de un alza de las tasas de interés del Banco Central Europeo de medio punto porcentual en julio.

Los precios han subido bruscamente en toda Europa durante el último año, primero por los problemas de la cadena de suministro tras la pandemia y luego por la guerra de Rusia en Ucrania, lo que sugiere que una nueva era de rápido crecimiento de los precios ha acabado con la década de inflación ultrabaja.

Los precios al consumo, armonizados para hacerlos comparables con los datos de inflación de otros países de la Unión Europea (IPCA), aumentaron un 8,7% anual, una subida desde el 7,8% de abril, dijo el lunes la Oficina Federal de Estadística.

La última vez que la inflación fue tan alta fue en el invierno de 1973/1974, cuando la primera crisis del petróleo dio lugar a un nuevo ciclo inflacionista difícil de dominar.

Aunque el BCE respondió a la subida de los precios relativamente tarde en comparación con sus homólogos mundiales, el banco dejó claro la semana pasada que los tipos de interés deben subir para evitar que la alta inflación se consolide.

Ahora la cuestión es la magnitud de sus próximos movimientos.

Mientras que la directora del BCE, Christine Lagarde, y el economista jefe, Philip Lane, abogaron por subidas graduales de 25 puntos básicos en julio y septiembre en el tipo de depósito de menos 0,5%, los economistas afirmaron que una subida mayor, de 50 puntos básicos, es muy posible.

“El BCE ha superado claramente la fase de discusión sobre si se deben aumentar los tipos de interés, e incluso cuándo”, dijo Carsten Brzeski, economista de ING. “La única discusión parece ser sobre si el BCE debería empezar con una subida de tipos de 25 puntos básicos en julio o de 50 puntos básicos”.

“Si la inflación subyacente de la zona euro sigue acelerándose en mayo y junio, Lane y Lagarde podrían arrepentirse de su nuevo compromiso previo”, añadió Brzeski.

Aunque la mayoría de los responsables de política monetaria parecen respaldar un movimiento de 25 puntos básicos en julio, los gobernadores de los bancos centrales de Austria, Letonia y los Países Bajos han dicho que un aumento de 50 puntos básicos debería seguir sobre la mesa por ahora.

Los dirigentes monetarios están especialmente preocupados por el hecho de que las empresas estén trasladando los altos precios de la energía a los clientes y la inflación se esté filtrando a la economía en general.

Esta tendencia corre el riesgo de convertir lo que antes se consideraba un aumento puntual de la inflación en un fenómeno más duradero, alimentando una espiral de precios y salarios difícil de romper.

“También es improbable que las presiones de los precios subyacentes se reduzcan en un futuro próximo”, dijo Marco Wagner, economista de Commerzbank. “Las empresas están trasladando cada vez más sus costes significativamente más altos de energía y productos intermedios a sus clientes”.