This content is not available in your region

Ofertas de empleo en EEUU bajan; sector de manufacturas recupera el ritmo

Ofertas de empleo en EEUU bajan; sector de manufacturas recupera el ritmo
Ofertas de empleo en EEUU bajan; sector de manufacturas recupera el ritmo   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON, 1 jun – Las vacantes de empleo en Estados Unidos cayeron en abril, pero se mantuvieron en niveles considerablemente altos, lo que sugiere que los salarios seguirán aumentando a medida que las empresas luchan por conseguir trabajadores y contribuirán a que la inflación se mantenga incómodamente elevada por un tiempo.

La Encuesta de vacantes laborales y rotación laboral, o informe JOLTS, del Departamento de Trabajo también mostró el miércoles que los despidos cayeron a un mínimo histórico, lo que subraya la estrechez del mercado laboral. La Reserva Federal, que busca reducir la inflación a su objetivo del 2%, está tratando de alinear la demanda y la oferta de mano de obra sin elevar demasiado la tasa de desempleo.

Hasta el momento, hay pocas señales de que la política monetaria agresiva del banco central esté enfriando la demanda en la economía en general. La actividad en las fábricas estadounidenses repuntó en mayo debido a que la demanda de bienes se mantuvo sólida, según mostraron otros datos.

Los informes disiparon aún más los temores de una recesión inminente, que han sido avivados por el aumento de las tasas de interés y el endurecimiento de las condiciones financieras.

“Los informes de hoy muestran que la economía no se está desacelerando apreciablemente y que el mercado laboral se mantiene muy fuerte”, dijo Christopher Rupkey, economista jefe de FWDBONDS en Nueva York.

Las ofertas de trabajo, una medida de la demanda laboral, se redujeron en 455.000 a 11,4 millones el último día de abril. Los datos de marzo se revisaron al alza para mostrar un récord de 11,855 millones de vacantes en lugar de los 11,5 millones informados anteriormente. Las ofertas de trabajo de abril estuvieron en línea con las expectativas de los economistas.

Las vacantes en la industria de atención médica y asistencia social se redujeron en 266.000. Hubo 162.000 vacantes menos en el sector minorista, mientras que los puestos abiertos en la industria de servicios de alojamiento y alimentación se redujeron en 113.000.

Pero el sector de transporte, almacenamiento y servicios públicos tenía 97.000 puestos de trabajo adicionales sin cubrir. Las ofertas de empleo aumentaron en 67.000 en la fabricación de bienes no duraderos, mientras que los fabricantes de bienes duraderos tuvieron 53.000 vacantes más.

La tasa de ofertas de empleo cayó al 7,0% desde el 7,3% de marzo.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, describió el mes pasado las vacantes como “extraordinariamente altas” y dijo que “hay un camino por el cual podríamos moderar la demanda en el mercado laboral y, por lo tanto, reducir las vacantes sin que aumente el desempleo”. La tasa de desempleo se mantuvo en un mínimo de dos años del 3,6% en abril.

La Fed ha elevado su tasa de interés de política en 75 puntos básicos desde marzo. Se espera que aumente la tasa de interés a un día en medio punto porcentual en sus reuniones de junio y julio.

FUERTEDEMANDA DE BIENES

En un reporte separado el miércoles, el Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM) dijo que su índice de actividad fabril nacional se recuperó a una lectura de 56,1 el mes pasado desde 55,4 en abril. Una lectura superior a 50 indica una expansión en la fabricación, que representa el 12% de la economía estadounidense.

Los economistas habían pronosticado que el índice caería a 54,5. La encuesta siguió a un informe del viernes pasado que mostraba un fuerte aumento del gasto de los consumidores en abril.

La demanda de bienes se mantiene resistente incluso cuando el gasto se está desplazando hacia servicios como viajes, cenas y recreación. El gasto en bienes aumentó debido a que la pandemia de COVID-19 restringió el movimiento.

El subíndice de nuevos pedidos prospectivos de la encuesta ISM aumentó a 55,1 desde 53,5 en abril. La fabricación se ha visto restringida por cadenas de suministro paralizadas, que se frenaron aún más por la guerra de Rusia contra Ucrania y los confinamientos en China debido a brotes de COVID.

La medida del ISM de entregas de proveedores cayó a 65,7 el mes pasado desde 67,2 en abril. Una lectura superior a 50 indica entregas más lentas a las fábricas. El indicador de pedidos atrasados de la encuesta aumentó a una lectura de 58,7 desde 56,0 en abril.

Las noticias en el frente de la inflación fueron alentadoras. Una medida de precios pagados por los fabricantes cayó a una lectura de 82,2 desde 84,6 en abril, lo que respalda las opiniones de que la inflación probablemente haya tocado techo.