This content is not available in your region

La guerra y el COVID en China frenan el crecimiento de la industria global

La actividad industrial de Asia se ralentiza en mayo ante las restricciones chinas por el COVID
La actividad industrial de Asia se ralentiza en mayo ante las restricciones chinas por el COVID   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Leika Kihara

TOKIO, 1 jun -El crecimiento de la actividad fabril mundial se ralentizó en mayo, debido a que las estrictas restricciones impuestas en China para contener el COVID-19 y el efecto de la invasión rusa de Ucrania interrumpieron las cadenas de suministro y frenaron la demanda, agravando los problemas de unas empresas que ya estaban luchando contra el aumento de los precios de las materias primas.

Los fabricantes ralentizaron su actividad el mes pasado en economías tan diversas como las de Francia, Japón y Malasia, según mostraron varias encuestas empresariales el miércoles, una señal del reto al que se enfrentan los dirigentes de los bancos centrales para combatir la inflación con una política monetaria más restrictiva que no paralice el crecimiento.

La lectura final del índice de gestores de compras (PMI, por sus siglas en inglés) del sector de la eurozona de S&P Global cayó a 54,6 puntos en mayo desde los 55,5 de abril, su nivel más bajo desde noviembre de 2020, aunque justo por encima de una lectura preliminar de 54,4 puntos. Toda marca por encima de los 50 puntos indica crecimiento. [EUR/PMIM]

En Reino Unido la actividad manufacturera se expandió el mes pasado al ritmo más débil desde enero de 2021, ya que los productores de bienes de consumo se enfrentaron al empeoramiento de la crisis del coste de la vida.

“La inflación está haciendo subir el coste de los negocios y amortiguando parte de la demanda de los consumidores”, dijo Simon Jonsson, de KPMG.

“El conflicto en Ucrania ha provocado una nueva y peor escasez de suministros, mientras que las restricciones por el COVID-19 en China, y las fricciones fronterizas cerca del territorio nacional, también han afectado negativamente a la fabricación británica”.

El PMI del sector manufacturero de China de Caixin/Markit se situó en 48,1 puntos en mayo, mejorando ligeramente respecto a los 46,0 del mes anterior, pero por debajo del umbral de 50 puntos que separa la contracción de la expansión, según una encuesta privada. El resultado coincidió con datos oficiales publicados el martes. [L6N2XO04D]

Aunque las restricciones por el COVID-19 se están reduciendo en algunas ciudades, sugiriendo que la caída del sector manufacturero chino habría tocado fondo, los analistas no esperan un rápido repunte como el de principios de 2020, ya que el temor a nuevos brotes seguirá pesando sobre la confianza y la demanda.

“Las interrupciones en las cadenas de suministro y en la distribución de mercancías pueden remitir gradualmente a medida que finaliza el bloqueo de Shanghái. Pero no estamos fuera de peligro, ya que China no ha abandonado del todo su política de cero COVID“, afirmó Toru Nishihama, economista jefe del Instituto de Investigación Dai-ichi Life de Tokio.

“El aumento de la inflación está obligando a algunos bancos centrales asiáticos a endurecer su política monetaria. También existe el riesgo de volatilidad del mercado por las subidas de los tipos de interés en Estados Unidos. Dadas estas capas de riesgos, la economía de Asia puede seguir siendo débil durante la mayor parte de este año”.

EL CONTAGIO DE CHINA

Los confinamientos en China han paralizado la logística y las cadenas de suministro regionales y mundiales, y tanto Japón como Corea del Sur han registrado fuertes descensos de la producción.

La actividad manufacturera de Japón creció al ritmo más débil en tres meses en mayo y los fabricantes informaron de un nuevo aumento de los costes de los insumos, según mostró la encuesta del PMI, ya que las consecuencias de los confinamientos en China y el conflicto de Ucrania presionaron a la economía.

El índice PMI de Japón, elaborado por el Jibun Bank, cayó en mayo a un nivel desestacionalizado de 53,3, frente al 53,5 del mes anterior, lo que supone el ritmo más lento desde febrero.

Las exportaciones de Corea del Sur trajeron un rayo de esperanza al crecer en mayo a un ritmo más rápido que el mes anterior, según mostraron datos el miércoles, ya que el aumento de los envíos a Europa y Estados Unidos compensó con creces la caída de China.

Los datos comerciales mensuales de Corea del Sur, los primeros que se publican entre las principales economías exportadoras, se consideran un indicador del comercio mundial.

La actividad de las fábricas de la India se expandió a un ritmo mejor de lo esperado en mayo, con una demanda resistente a pesar de la elevada inflación.