This content is not available in your region

Las empresas británicas sufren la presión de la creciente inflación -PMI

Las empresas británicas sufren la presión de la creciente inflación -PMI
Las empresas británicas sufren la presión de la creciente inflación -PMI   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

LONDRES, 7 jun – El crecimiento de las empresas británicas se ralentizó bruscamente en mayo, hasta alcanzar su nivel más bajo desde principios de 2021, cuando el país estaba bajo confinamiento por COVID-19, según una encuesta, aunque la pérdida de impulso fue menos grave de lo que se había informado inicialmente.

El Índice de Gerentes de Compras S&P Global/CIPS compuesto —que abarca a las empresas de servicios y manufactureras— se desplomó a 53,1 desde 58,2 en abril, el nivel más bajo desde febrero de 2021, ya que la economía británica sintió el impacto de la aceleración de la inflación.

La lectura final del PMI representó una mejora respecto a la lectura inicial provisional de 51,8.

El PMI para el sector dominante de los servicios cayó a 53,4 desde 58,9 en abril para mostrar su mayor caída intermensual desde que la encuesta comenzó en 1996, aunque la lectura final fue superior a la lectura preliminar que también se situó en 51,8.

Tim Moore, director de economía de S&P Global Market Intelligence, dijo que las cifras de mayo reflejan un panorama de crecimiento más lento y precios más altos en todo el sector de los servicios, con un aumento de los costes de los insumos y de la producción mayor desde que se iniciaron los registros en 1996.

“En mayo hubo puntos brillantes en los sectores de la economía orientados al cliente, impulsados por una rápida recuperación del gasto de los consumidores en viajes, ocio y entretenimiento”, dijo Moore.

“Sin embargo, las empresas de hostelería informaron de limitaciones de la recuperación por la falta de candidatos para cubrir las vacantes y las dificultades para satisfacer la demanda debido a la actual interrupción de la cadena de suministro mundial”.

Al Banco de Inglaterra le preocupa que la presión sobre los precios aumente debido al mercado laboral y a los recientes confinamientos por COVID-19 en China. Con una inflación del 9,0% en abril, casi cinco veces su objetivo, el BoE ha subido los tipos de interés cuatro veces desde diciembre y ha dicho que es probable que los vuelva a subir.

Moore dijo que los proveedores de servicios temían que los consumidores se resistieran a pagar precios más altos, lo que reduciría el gasto este año.

Otros datos publicados el martes mostraron que los compradores británicos redujeron su gasto en mayo al máximo desde principios de 2021.

El mes pasado, el ministro de Finanzas, Rishi Sunak, se plegó a las peticiones de nuevas ayudas para los hogares que luchan por hacer frente al aumento de la inflación, especialmente por el incremento de las tarifas energéticas de los hogares.