This content is not available in your region

El PIB japonés del primer trimestre cae menos de lo previsto por el mayor consumo

El PIB japonés del primer trimestre cae menos de lo previsto por el mayor consumo
El PIB japonés del primer trimestre cae menos de lo previsto por el mayor consumo   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Daniel Leussink

TOKIO, 8 jun – La economía japonesa se contrajo un poco menos de lo que se había informado inicialmente en el primer trimestre, ya que el consumo privado se mantuvo firme frente a la reaparición de las infecciones de COVID-19 y las empresas reconstruyeron sus existencias, compensando la caída del gasto empresarial.

Aunque la ralentización de la contracción es una buena noticia para los dirigentes monetarios que esperan que la economía vuelva a crecer este trimestre, las persistentes interrupciones de la cadena de suministro siguen siendo un riesgo para el impulso económico en abril-junio.

Los datos revisados del producto interior bruto (PIB) publicados por la Oficina del Gabinete el miércoles mostraron que la economía japonesa se contrajo un 0,5% anualizado en enero-marzo. Esta caída es menor que la del mes pasado, que era del 1,0%.

En términos intertrimestrales, el PIB perdió un 0,1%, superando las expectativas medias del mercado de una caída del 0,3%.

El consumo privado, que representa más de la mitad del PIB japonés, aumentó un 0,1% en el primer trimestre con respecto a los tres meses anteriores, revisado al alza desde una lectura sin cambios gracias a una mayor contribución de las tarifas de telefonía móvil y las ventas de automóviles.

El aumento de los inventarios también apoyó el crecimiento, en una señal de que los fabricantes de automóviles y otros fabricantes estaban tratando de hacer frente a las tensiones de la cadena de suministro, dijo Takumi Tsunoda, economista principal del Instituto de Investigación del Banco Central Shinkin.

Esto ayudó a compensar una caída del 0,7% en el gasto de capital, pero podría indicar un menor crecimiento del PIB en el trimestre actual al frenarse  el crecimiento de los inventarios.

“Es probable que el crecimiento sea positivo, pero no es probable que eso genere una sensación general de recuperación”, dijo Tsunoda, advirtiendo del impacto negativo en el segundo trimestre de los estrictos confinamientos de China por el coronavirus.

“La economía japonesa depende en gran medida de las cadenas de suministro asiáticas, por lo que los confinamientos de China tendrán un impacto relativamente grande”.

Los economistas encuestados por Reuters pronosticaron el mes pasado un fuerte crecimiento anualizado del 4,5% para este trimestre. La mayoría de los encuestados dijo que esperaba que el crecimiento fuera lo suficientemente fuerte como para que la economía se recuperara a los niveles anteriores a la pandemia, aunque los riesgos son cada vez mayores.

Stefan Angrick, economista de Moody’s Analytics, afirmó que la economía japonesa no está aún fuera de peligro.

“Las perturbaciones externas derivadas de la invasión rusa de Ucrania y los confinamientos por COVID-19 en China son un lastre importante”, escribió en una nota. “Los problemas de suministro están pesando sobre las exportaciones, la producción y, cada vez más, la inversión”.