This content is not available in your region

Producción manufacturera EEUU cae inesperadamente en mayo

Producción manufacturera EEUU cae inesperadamente en mayo
Producción manufacturera EEUU cae inesperadamente en mayo   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON, 17 de junio – La producción en las fábricas de Estados Unidos cayó inesperadamente en mayo, la última señal de un enfriamiento de la actividad económica a medida que la Reserva Federal endurece agresivamente la política monetaria para controlar la inflación.

El primer declive en la producción manufacturera desde enero, informada por la Fed el viernes, siguió a la noticia de esta semana de una baja en las ventas minoristas el mes pasado, así como a fuertes caídas en la construcción de viviendas y los permisos. La debilidad de la producción también refleja un cambio en el gasto de bienes a servicios.

“Se suma a la evidencia de que la economía se está desacelerando”, dijo Andrew Hunter, economista estadounidense senior de Capital Economics. “Pero todavía hay poco en los datos de actividad que sugieran que hay una recesión en el horizonte, o que disuadan a la Fed de seguir adelante con un endurecimiento de la política monetaria más agresivo”.

La producción manufacturera bajó un 0,1% en mayo tras aumentar un 0,8% en abril. Economistas encuestados por Reuters estimaban un crecimiento del 0,3%. La producción escaló un 4,8% en comparación con mayo de 2021.

La manufactura, que representa el 12% de la economía del país, se ha visto respaldada por una fuerte demanda de bienes. Sin embargo, el gasto está volviendo gradualmente a los servicios, mientras la prolongada guerra de Rusia contra Ucrania y la política de tolerancia cero COVID de China han complicado aún más las cadenas de suministro.

Un sondeo de la Fed de Nueva York esta semana mostró que la actividad fabril del estado de Nueva York se mantenía débil en junio, con la caída de los pedidos pendientes por primera vez en más de un año. También se informaron condiciones más débiles en la región del Atlántico medio, con la medida de la actividad manufacturera de la Fed de Filadelfia registrando una lectura negativa este mes por primera vez desde mayo de 2020.

La sorpresiva caída de mayo en la producción fabril siguió a un crecimiento de tres meses con un promedio de casi el 1%. La producción manufacturera no duradera aumentó un 0,1%, respaldada por alzas en los productos del petróleo y el carbón, que compensaron las caídas en los productos de alimentos, bebidas y tabaco, así como en el papel y la impresión.

Sin embargo, la producción de bienes de larga duración bajó un 0,2%, arrastrada por la caída de los productos de madera y la maquinaria. La producción en las plantas automotrices aumentó un 0,7% el mes pasado tras avanzar un 3,3% en abril.

La producción minera aumentó un 1,3% tras subir un 1,1% el mes anterior. La producción de servicios públicos ganó un 1,0% después de escalar un 5,5% en abril. Los sólidos avances en la minería y los servicios públicos compensaron la caída en la manufactura, elevando la producción industrial general en un 0,2%. La producción industrial saltó un 1,4% en abril.

La utilización de la capacidad para el sector manufacturero, una medida de hasta qué punto las empresas utilizan sus recursos, bajó 0,1 puntos porcentuales a 79,1% en mayo. Está 1 punto porcentual por sobre su promedio a largo plazo. El uso general de la capacidad para el sector industrial aumentó al 79,0% el mes pasado desde el 78,9% de abril. Está 0,5 puntos porcentuales por debajo de su promedio de 1972-2021.

Las autoridades de la Fed tienden a observar las medidas de uso de la capacidad en busca de señales de cuánta “holgura” queda en la economía: hasta dónde puede llegar el crecimiento antes de que se vuelva inflacionario.