This content is not available in your region

Europa se enfrenta a una "carrera" para reemplazar la menguante energía rusa

AIE: Los 2,4 billones de dólares de 2022 no bastan contra la crisis de suministro eléctrico
AIE: Los 2,4 billones de dólares de 2022 no bastan contra la crisis de suministro eléctrico   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

BRUSELAS, 22 jun -Europa debe apresurarse a sustituir el suministro de energía ruso, sancionado y restringido, y debe redoblar la apuesta por la eficiencia y las energías renovables, incluida la nuclear, dijo el miércoles la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

Los precios del gas han alcanzado niveles récord, ya que la ralentización de los flujos procedentes de Rusia en los últimos días ha acentuado la preocupación por el suministro en el invierno, cuando la demanda es mayor.

“A corto plazo, la carrera por las fuentes alternativas de combustibles fósiles crea claras oportunidades para los proveedores no rusos”, afirma el organismo de control con sede en París en su informe anual sobre inversiones.

Europa debe reaccionar ante la crisis “con una aceleración decidida de la inversión en eficiencia, energías renovables y otras tecnologías limpias”, añadió.

La UE y otras economías desarrolladas han sancionado el petróleo y el carbón rusos, pero no han prohibido las importaciones de gas.

Según la AIE, el reforzamiento de las envejecidas infraestructuras nucleares podría dar un respiro a la subida de los precios de la electricidad y a la escasez de suministro.

“A la luz del renovado interés por el papel de la energía nuclear en las transiciones energéticas limpias, la guerra ha subrayado la necesidad de explorar opciones para… invertir en nuevas instalaciones, así como la reapertura de las plantas de conversión (de uranio) existentes”.

Por otra parte, la AIE señaló que los 2,4 billones de dólares que se invertirán en energía este año incluyen un gasto récord en energías renovables, pero no alcanzan a cubrir el déficit de suministro ni a hacer frente al cambio climático.

Con un aumento del 8% respecto al año anterior, cuando la pandemia de COVID-19 era más grave, la inversión incluye grandes incrementos en el sector eléctrico y esfuerzos para reforzar la eficiencia energética, dijo el organismo de control con sede en París en su informe anual sobre inversiones.

“Un aumento masivo de la inversión para acelerar la transición hacia la energía limpia es la única solución duradera”, dijo el director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol.

“Este tipo de inversión está aumentando, pero necesitamos un incremento mucho más rápido para aliviar la presión sobre los consumidores de los altos precios de los combustibles fósiles, hacer que nuestros sistemas energéticos sean más seguros y encaminar al mundo a alcanzar nuestros objetivos climáticos”.

Sin embargo, los avances se centran en el mundo desarrollado, ya que los países más pobres, excluyendo a China, siguen sin invertir más en energías renovables que en 2015, cuando los dirigentes firmaron el Acuerdo de París para limitar el aumento de las temperaturas a un nivel lo más cercano posible a 1,5 grados centígrados por encima de la época preindustrial.

La inversión en carbón —uno de los combustibles fósiles más contaminantes— aumentó un 10% el año pasado, advirtió la AIE, y China sigue poniendo en marcha nuevas centrales de carbón.

Aun así, la inversión en energías limpias en todo el mundo ha aumentado un 12% desde 2020, después de un incremento de solo el 2% anual en los cinco años anteriores.

La inversión en otros combustibles fósiles no alcanza los objetivos climáticos, dijo la AIE, y todavía no puede satisfacer la creciente demanda si los sistemas energéticos no se reajustan con vistas a una tecnología más limpia.

“El gasto actual en petróleo y gas está atrapado entre dos visiones del futuro: es demasiado alto para una trayectoria alineada con la limitación del calentamiento global a 1,5 °C, pero no es suficiente para satisfacer el aumento de la demanda en un escenario en el que los gobiernos mantienen las políticas actuales y no cumplen sus compromisos climáticos”, dijo.