This content is not available in your region

El temor a la recesión se cuela en la conferencia de verano del BCE

ECB to drain cash in offset to new yield-capping scheme -sources
ECB to drain cash in offset to new yield-capping scheme -sources   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Balazs Koranyi y Francesco Canepa

SINTRA, Portugal, 30 jun – Los responsables de la política monetaria del Banco Central Europeo presentaron una imagen de aplomo en su reunión anual en los montes cercanos a la capital portuguesa y pronosticaron una mayor expansión económica a pesar de la inminente escasez de gas, pero en las conversaciones privadas los temores de recesión fueron cada vez más dominantes.

El crecimiento se ha ralentizado mucho este año debido a las consecuencias de la guerra de Rusia en Ucrania, lo que ha anulado el rebote económico tras los confinamientos pandémicos y ha aumentado el riesgo de que cualquier nueva escalada del conflicto pueda ahogar el crecimiento que aún queda.

Eso complicaría la vida al BCE, que se prepara para su primera subida de los tipos de interés en más de una década para frenar la inflación, porque el endurecimiento de la política monetaria en una recesión corre el riesgo de exacerbar la desaceleración.

“No espero una recesión y, de hecho, creo que existe la posibilidad de una sorpresa positiva”, dijo Bostjan Vasle, uno de los dirigentes del BCE, en la conferencia anual de Sintra. “Los servicios están en auge y en el mercado laboral hay escasez de mano de obra”.

“Sólo algunos de los ejemplos más visibles: las aglomeraciones en aeropuertos, restaurantes y destinos vacacionales de toda Europa indican resistencia”, dijo Vasle, jefe del banco central de Eslovenia.

El problema es que Europa tiene una enorme dependencia energética, y la subida de los precios del petróleo supone una transferencia de riqueza de facto por valor de entre el 2% y el 3% del PIB, en gran parte a Rusia.

Hilde C. Bjørnland, catedrática de economía de la Escuela de Negocios de Noruega, calcula que un aumento del 10% en el precio del petróleo debido a tensiones geopolíticas o limitaciones de la oferta reducirá el PIB de la zona euro en un 0,5%

“El efecto será aún mayor cuando la volatilidad de los precios del petróleo sea también elevada, como ocurre ahora”, dijo a los responsables del BCE.

Los precios del crudo Brent han subido alrededor de un 50% en la comparativa interanual, mientras que los precios del gas y la electricidad se han duplicado en algunos países, lo que ha afectado al consumo de los hogares y a la inversión y ha reducido los márgenes de las empresas.

Los datos del PMI y la encuesta Ifo de Alemania cayeron más de lo previsto este mes, mostrando un deterioro de la moral empresarial, aunque ninguno de los dos indica una recesión total. Un indicador clave de la confianza también cayó, aunque menos de lo que algunos temían.

Sin embargo, la economía cuenta con algunas reservas, sobre todo porque la pandemia obligó a los hogares a ahorrar dinero en efectivo, creando un colchón que aislará ahora al bloque.

“Me resulta difícil imaginar una recesión profunda sin más choques negativos. Tenemos unos mercados laborales muy ajustados, un exceso de gasto derivado de la crisis del COVID, una probable mejora de los cuellos de botella y un alivio de las restricciones de la oferta”, declaró Pierre Wunsch, jefe del banco central de Bélgica.

“No hay grandes desequilibrios en la economía que deban provocar una recesión profunda y duradera”.

TEMORESPRIVADOS

En privado, los responsables de política monetaria se mostraron sin embargo menos optimistas, temiendo que los problemas de suministro energético persistan todo el año, minando el poder adquisitivo de los hogares y arrastrando inevitablemente al bloque a la recesión.

“Tengo pocas dudas de que vayamos a una recesión”, dijo un tercer responsable de la política monetaria del BCE, que pidió no ser nombrado.

El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, en su intervención en la conferencia anual del BCE, también adoptó un tono más sombrío, advirtiendo de que la lucha contra la inflación podría arrastrar a la mayor economía del mundo a una recesión, lo que supondría un lastre para el crecimiento en otros lugares, incluida Europa.

El BCE proyectó a principios de este mes un crecimiento sólido tanto para este año como para el próximo, pero dijo que una guerra prolongada con más sanciones, cortes en el suministro de gas y altos precios de las materias primas podrían contraer la economía en un 1,7% el próximo año antes de un fuerte repunte en 2024.

“El riesgo de recesión es real”, dijo un cuarto responsable político. “El trastorno en las relaciones comerciales es enorme”.

Una recesión llegaría justo en medio de las subidas de tipos destinadas a frenar la inflación, que se espera que haya alcanzado un récord del 8,4% este mes

Aun así, los responsables de política monetaria, tanto en público como en privado, coincidieron en que, teniendo en cuenta el mandato de estabilidad de precios del BCE, las subidas de tipos son necesarias para evitar que la inflación se consolide, y que no hay vuelta atrás en los planes de subir los tipos tanto en julio como en septiembre, antes de tomar nuevas decisiones más adelante.