This content is not available in your region

Sector manufacturero EEUU se desacelera modestamente; cuellos de botella en suministro parecen aliviarse

Sector manufacturero EEUU se desacelera modestamente; cuellos de botella en suministro parecen aliviarse
Sector manufacturero EEUU se desacelera modestamente; cuellos de botella en suministro parecen aliviarse   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

WASHINGTON, 1 ago – La actividad manufacturera de Estados Unidos se desaceleró menos de lo esperado en julio y hubo señales de que las restricciones de suministro se están aliviando, con un indicador de los precios pagados por las fábricas cayendo a un mínimo de dos años, lo que sugiere que la inflación puede haber tocado techo.

El Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM, por sus siglas en inglés) dijo el lunes que su índice de actividad fabril nacional cayó a 52,8 el mes pasado, la lectura más baja desde junio de 2020, cuando el sector estaba saliendo de un desplome inducido por el COVID-19.

El índice ISMPMI estaba en 53,0 en junio. Una lectura por encima de 50 indica una expansión en la manufactura, que representa el 11,9% de la economía estadounidense. Los economistas encuestados por Reuters habían pronosticado que el índice bajaría a 52,0.

El enfriamiento refleja un cambio en el gasto de bienes a servicios y el aumento de las tasas de interés a medida que la Reserva Federal aborda una inflación obstinadamente alta. El banco central de Estados Unidos elevó la semana pasada su tasa de política en otros tres cuartos de punto porcentual, acumulando un alza de 225 puntos básicos desde marzo.

El subíndice prospectivo de nuevos pedidos de la encuesta ISM cayó a 48,0 el mes pasado desde el 49,2 de junio. Fue la segunda contracción mensual consecutiva. Combinado con una reducción constante en los pedidos atrasados, sugiere una mayor desaceleración en la fabricación en los próximos meses.

Aún así, el continuo crecimiento de la manufactura respalda la opinión de los economistas de que la economía no estaba en recesión, pese a que el Producto Interno Bruto se contrajo un 1,3% en la primera mitad del año. Los cambios bruscos en los inventarios y el déficit comercial ligado a las enredadas cadenas de suministro globales han sido en gran parte los culpables, aunque el impulso general se ha enfriado.

Los cuellos de botella en el suministro parecen estar cediendo. La medida del ISM de entregas de proveedores cayó a 55,2 desde 57,3 en junio. Una lectura superior a 50 indica entregas más lentas a las fábricas.

La mejora ayudó a frenar la inflación en la puerta de las fábricas el mes pasado. Una medida de los precios pagados por los fabricantes se desplomó a 60,0, su nivel más bajo desde agosto de 2020 e inferior al 78,5 de junio. No obstante, el camino hacia la baja inflación será largo.

Si bien la medida del empleo fabril de la encuesta aumentó a 49,9, se mantuvo en territorio de contracción por tercer mes consecutivo. Empresas tecnológicas como Tesla han estado despidiendo trabajadores, pero muchos fabricantes expresaron en junio sus dificultades para encontrar empleados.

Había 11,3 millones de puestos de trabajo vacantes en toda la economía a finales de mayo, con casi dos puestos vacantes por cada trabajador desempleado.