This content is not available in your region

El banco central de Australia sube los tipos y dice que no sigue una política preestablecida

El banco central de Australia sube los tipos y dice que no sigue una política preestablecida
El banco central de Australia sube los tipos y dice que no sigue una política preestablecida   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Wayne Cole

SÍDNEY, 2 ago – El Banco Central de Australia subió el martes los tipos de interés por cuarto mes consecutivo, pero matizó las previsiones de nuevas subidas al anticipoar una inflación más rápida pero también una desaceleración de la economía.

Al término de su reunión de política monetaria de agosto, el Banco de la Reserva de Australia (RBA) elevó su tipo de interés en 50 puntos básicos, hasta el 1,85%, lo que supone un aumento de 175 puntos básicos desde mayo, el más drástico desde principios de la década de 1990.

Sin embargo, el gobernador del RBA, Philip Lowe, también aseguró que las perspectivas de la política monetaria no estaban sujetas a un plan ya establecido.

“El Consejo espera dar más pasos en el proceso de normalización de las condiciones monetarias en los próximos meses, pero no está en una senda preestablecida”, dijo Lowe.

Los mercados consideraron que se trataba de una medida de flexibilización, ya que Lowe había afirmado en repetidas ocasiones que el Consejo del RBA quería llevar los tipos a un nivel neutral de al menos el 2,5%, en el que teóricamente no estimularía ni retrasaría el crecimiento económico.

Los inversores reaccionaron haciendo caer el dólar local un 0,6%, hasta 0,6977 $, mientras que los futuros de los bonos a tres años subían 10 “ticks”, hasta 97,270, ya que el mercado recortó las apuestas sobre hasta dónde llegarían los tipos en última instancia.

Los mercados de “swaps” o permutas se movieron para proyectar ahora un máximo de alrededor del 3,30%, por debajo del 3,41% anterior al comunicado del RBA.

Lowe también expuso las nuevas previsiones económicas del RBA, diciendo que ahora se espera que la inflación de los precios al consumo alcance un máximo del 7,75%, frente al 7% anterior y el 6,1% del trimestre de junio.

El crecimiento económico se sitúa en el 3,25% en 2022 y en el 1,75% en los años siguientes. Anteriormente, el banco había previsto un crecimiento del 4,2% en 2022 y del 2,0% en 2023.