This content is not available in your region

La apuesta por la inflación de la Fed, en el punto de mira de Jackson Hole a la espera de Powell

La apuesta por la inflación de la Fed, en el punto de mira de Jackson Hole a la espera de Powell
La apuesta por la inflación de la Fed, en el punto de mira de Jackson Hole a la espera de Powell   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Howard Schneider

26 ago – Si “subir y mantener” suena como una estrategia de póquer, puede que eso resuma el enfoque integral de la lucha contra la inflación que se espera que el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, exponga en un discurso muy esperado en la conferencia de banca central de Jackson Hole el viernes.

Mientras se debatía en las últimas semanas si la economía estadounidense estaba al borde de la recesión y cómo eso podría desviar a la Fed de su marcha hacia unos tipos de interés más altos, los colegas de Powell se inclinaron con fuerza por la idea de que el tipo de interés de referencia a un día del banco central estadounidense no sólo seguiría subiendo, sino que se mantendría en un nivel alto hasta que la inflación volviera al objetivo del 2% de la Fed.

Según la medida preferida por la Fed, la inflación es actualmente cerca del triple.

“Una vez que lleguemos a un nivel que considere adecuado, voy a tratar de ser lo más firme posible para mantenerme en ese nivel y analizar y evaluar con determinación cómo fluyen nuestras políticas en la economía”, dijo el presidente de la Fed de Atlanta, Raphael Bostic, a The Wall Street Journal esta semana.

“Es de esperar cierto debilitamiento” en la economía, continuó, y “va a ser realmente importante que resistamos la tentación de ser demasiado reaccionarios y realmente nos aseguremos de que conseguimos que la inflación esté bien encaminada hacia el 2% antes de que tomemos cualquier medida para aumentar la flexibilidad en nuestra postura política”.

Traducción: no esperen que la Fed rescate a la economía o a los desempleados de una desaceleración modesta.

Los comentarios de Bostic y otros responsables de la Fed marcan un sutil pero importante cambio de énfasis en la forma en que el banco central habla de lo que está haciendo, uno que Powell bien podría enfatizar cuando suba al podio en un centro turístico de montaña en las afueras de Jackson, Wyoming, a las 10:00 hora local (1400 GMT).

En las últimas semanas, los responsables de la Fed han pasado de evitar la palabra “R”, diciendo que su esperanza era evitar una recesión, a restar importancia a una, especialmente en el contexto del peor brote de inflación en 40 años. Controlar el crecimiento de la presión de los precios sigue siendo su principal objetivo.

“No veo que el riesgo de una recesión sostenida o profunda sea muy alto”, dijo el jueves el presidente de la Fed de Filadelfia, Patrick Harker, en una entrevista con la CNBC.

El lenguaje coincide con las expectativas procedentes del Reino Unido y otras partes de Europa de que los bancos centrales podrían tener que seguir subiendo los tipos de interés incluso ante una recesión, en lugar de proporcionar ayuda en forma de menores costes de los préstamos que impulsarían la economía y el empleo.

Por mucho que los banqueros centrales hayan intentado evitar un compromiso entre la inflación y el empleo, un sacrificio que creen haber hecho erróneamente en los últimos años de baja inflación por un temor erróneo a la subida de precios, reconocen que puede que no tengan otra opción en el entorno actual.

El dolor de una recesión modesta sería severo para los que pierden sus empleos. Los costes de una inflación desbocada, en opinión de la Fed, serían mucho mayores y conllevarían riesgos aún peores para el futuro.