This content is not available in your region

La actividad de las fábricas chinas prosigue su descenso por el calor y el COVID

La actividad de las fábricas chinas prosigue su descenso por el calor y el COVID
La actividad de las fábricas chinas prosigue su descenso por el calor y el COVID   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

PEKÍN, 31 ago – La actividad de las fábricas chinas amplió su descenso en agosto, ya que los nuevos contagios de COVID, las peores olas de calor en décadas y los problemas del sector inmobiliario pesaron sobre la producción, lo que sugiere que la economía tendrá dificultades para mantener el impulso.

El índice oficial de gestores de compras (PMI, por sus siglas en inglés) del sector manufacturero subió a 49,4 puntos en agosto, frente a los 49,0 de julio, según informó el miércoles la Oficina Nacional de Estadísticas china.

Aunque el PMI superó ligeramente las expectativas de 49,2 que pronosticaba una encuesta de Reuters entre analistas, se mantuvo por debajo de la marca de 50 puntos que separa la contracción del crecimiento por segundo mes consecutivo, lo que sugiere una debilidad prolongada en el sector.

La encuesta muestra que la segunda economía del mundo se está encontrando con dificultades para salir del lento crecimiento registrado en el trimestre de abril a junio, y las perspectivas se ven enturbiadas por diversos riesgos, ya que la alta inflación y la guerra de Ucrania están dañando la demanda externa.

“Los PMI oficiales muestran una nueva pérdida de impulso económico este mes, a medida que el impulso de la reapertura disminuye y la caída inmobiliaria se profundiza”, dijo en una nota Julian Evans-Pritchard, economista de China en Capital Economics. “Seguimos pensando que la economía tendrá dificultades para avanzar mucho durante los próximos meses”.

Raymond Yeung, economista jefe para la Gran China de ANZ, recortó su previsión de producto interior bruto para 2022 del 4,0% al 3,0% ante el debilitamiento de la demanda.

También prevé  que la actividad se vea perturbada por el endurecimiento de los controles de virus antes del Congreso del Partido Comunista de China de octubre.

El subíndice de producción se mantuvo sin cambios, pero sigue en territorio de contracción, ya que la producción se ve perturbada por la escasez de energía, mientras que el subíndice de nuevos pedidos creció 0,7 puntos.

En particular, los pequeños fabricantes, que están peor equipados para mitigar las interrupciones de COVID que sus competidores más grandes, sufrieron una mayor presión en agosto, con un descenso de 0,3 puntos en su índice PMI.

Según los analistas, el regreso de las restricciones por el COVID-19 en agosto, a medida que se registran nuevos casos, sugiere que Pekín no tiene planes inmediatos de flexibilizar su política de “cero COVID“.

Según Evans-Pritchard, 41 ciudades que representan el 32% del PIB chino sufren actualmente brotes, la cifra más alta desde abril, cuando los extensos confinamientos afectaron gravemente a la economía.