Pese al avance, la Fed sigue enfocada en frenar la inflación a medida que entra en 2023

Pese al avance, la Fed sigue enfocada en frenar la inflación a medida que entra en 2023
Pese al avance, la Fed sigue enfocada en frenar la inflación a medida que entra en 2023 Derechos de autor Thomson Reuters 2022
Por Reuters
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Por Lindsay Dunsmuir

23 dic - Después de un año en el que un aumento repentino de la inflación en Estados Unidos obligó a la Reserva Federal a enormes alzas de las tasas de interés, la última evidencia de que las presiones de los precios ahora están disminuyendo permitirá incrementos más pequeños en 2023, pero cualquier motivo para celebraciones anticipadas sigue frenado por un mercado laboral ajustado que impulsa el crecimiento de los salarios.

El último índice de precios de Gastos de Consumo Personal (PCE), publicado el viernes, reforzó las esperanzas del banco central de que lo peor del tórrido aumento de la inflación esté en el espejo retrovisor.

El indicador de inflación preferido de la Fed aumentó un 0,1% en noviembre, por debajo del avance mensual del 0,4% de octubre, y subió un 5,5% en tasa interanual en noviembre, menos que el 6,1% de octubre.

Excluyendo los componentes volátiles de alimentos y energía, el índice de precios PCE ganó un 0,2% en noviembre, por debajo del 0,3% del mes anterior. Aumentó un 4,7% en los 12 meses hasta noviembre, en comparación con el incremento interanual del 5,0% en octubre. Pero eso sigue estando muy por encima del objetivo del 2% de la Fed.

"Los mercados de valores están equivocados porque creen que la Fed se detendrá y eventualmente recortará las tasas de interés más adelante en 2023. Y, en este momento, no veo que eso suceda pronto", dijo Paul Nolte, gerente de cartera de gestión de activos de Kingsview.

El segundo mes consecutivo de descensos anuales del índice PCE sigue al aumento anual más pequeño de la inflación al consumidor en casi un año en noviembre, otra medida seguida de cerca.

El menor ritmo de los aumentos de precios permite a la Fed comenzar el próximo año con buen pie, aunque el presidente del banco central, Jerome Powell, advirtió la semana pasada de que, si bien las recientes medidas de inflación son bienvenidas, aún se necesita "más evidencia sustancial" para sentirse seguro de que se está en un camino sostenido de baja.

Hay dos informes de inflación clave más antes de la próxima reunión de política monetaria de la Fed que concluye el 1 de febrero.

El miércoles pasado, el banco central elevó su tasa de política monetaria 50 puntos básicos a un rango de 4,25%-4,50%, el más alto desde fines de 2007. Los funcionarios de la Fed esperan que la tasa suba a entre 5%-5,25% el próximo año.

Sin embargo, los inversores en contratos futuros vinculados a la tasa referencial a un día siguen dudando de que llegue a ese nivel. Tras la publicación de los datos del viernes, pese a un ligero aumento en las apuestas por un alza mayor en febrero y una tasa terminal más alta, todavía descontaban un alza de un cuarto de punto porcentual en la próxima reunión de la Fed y un máximo de las tasas entre 4,75-5,00%.

LA LUCHA NO TERMINA AÚN

La Fed está elevando los costos de endeudamiento para reducir la inflación tratando de enfriar la demanda en toda la economía y aliviando lo que ha sido una intensa competencia por todo, desde trabajadores hasta bienes y viviendas.

Si bien el mercado de la vivienda se ha visto muy afectado por las tasas de interés más altas y la inflación de los bienes ha disminuido, las autoridades de la Fed siguen preocupados por la fortaleza del mercado laboral y la rigidez del sector de servicios y la inflación salarial.

Un mercado laboral, con una oferta de trabajadores aún demasiado ajustada, está ayudando a apuntalar la economía al generar ganancias salariales sólidas, que contribuyen a un mayor gasto de los consumidores. La tasa de desempleo, del 3,7%, apenas ha subido desde un mínimo de 50 años del 3,5%, ya que las empresas siguen compitiendo por la oferta limitada de trabajadores.

El número de estadounidenses que presentaron nuevas solicitudes de beneficios por desempleo aumentó menos de lo esperado la semana pasada, mientras que la economía se recuperó más rápido de lo estimado previamente en el tercer trimestre, según otros informes gubernamentales publicados el jueves.

"La Fed está muy segura de que necesita relajar los mercados laborales para evitar otro año de rápido crecimiento de los salarios", dijo Tim Duy, economista de SGH Macro Advisors. "Si el desempleo no comienza a aumentar pronto, la Fed elevará las proyecciones de la tasa de política monetaria otro tramo más alto o retrasará el cronograma para enfriar el mercado laboral".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

OpenAI afirma que The New York Times "pirateó" ChatGPT para reunir pruebas de una demanda judicial

Famosos como Dolph Lundgren y Lindsay Lohan "reclutados sin saberlo" para una campaña de desinformación contra la presidenta de Moldavia

MWC 2024: Microsoft abrirá el acceso a sus modelos de IA para que los países construyan sus propias economías de IA