Los ferroviarios británicos inician el nuevo año con una huelga de una semana

Los ferroviarios británicos inician el nuevo año con una huelga de una semana
Los ferroviarios británicos inician el nuevo año con una huelga de una semana   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023
Por Reuters

Por Sachin Ravikumar y Farouq Suleiman

LONDRES, 3 ene – Los empleados de ferrocarriles de Reino Unido iniciaron el martes el nuevo año con una huelga de una semana, interrumpiendo la vuelta al trabajo de millones de viajeros en el último episodio de conflicto laboral en el país.

Reino Unido se encuentra en la peor racha de conflicto laboral desde que Margaret Thatcher estaba en el poder en la década de 1980, en un escenario de creciente inflación tras más de 10 años de crecimiento salarial estancado, dejando a muchos trabajadores incapaces de llegar a fin de mes.

Las repetidas huelgas del sector ferroviario han paralizado la red británica en los últimos meses, mientras que los enfermeros, el personal de los aeropuertos, los paramédicos y los trabajadores de correos también se han unido a la lucha, exigiendo salarios más altos para mantener el ritmo de la inflación, que ronda máximos de 40 años, con un 10,7% en noviembre.

Los profesores irán a la huelga en Escocia la semana que viene.

“Debido a la huelga, se reducirán considerablemente los servicios ferroviarios hasta el domingo 8 de enero”, declaró Network Rail, empresa gestora de infraestructuras ferroviarias en Reino Unido.

“Los trenes estarán más ocupados y es probable que empiecen más tarde y terminen antes, y en algunos lugares no habrá ningún servicio”.

El Gobierno británico ha declarado que no puede permitirse conceder a los trabajadores del sector público una subida equivalente a la inflación, lo que significa que no se vislumbra el final de lo que se ha denominado un nuevo “invierno del descontento”, en referencia a las luchas sindicales que asolaron Reino Unido a finales de la década de 1970.

Según una encuesta de YouGov publicada en diciembre, dos tercios de los británicos apoyan la huelga de los enfermeros. La mayoría de los encuestados opinan que el Gobierno es el principal culpable de la situación, y el primer ministro, Rishi Sunak, podría salir perjudicado si la interrupción se prolonga a lo largo de 2023.

Mick Lynch, responsable del sindicato ferroviario RMT, dijo que el Gobierno parece satisfecho con que las huelgas siguieran adelante.

“Todas las partes implicadas saben lo que hay que hacer para llegar a un acuerdo, pero el Gobierno lo está bloqueando”, declaró Lynch a la BBC.

El Gobierno británico ha pedido a los sindicatos que vuelvan a la mesa de negociaciones, consciente de que las huelgas están afectando gravemente a los negocios que dependen de los trabajadores, como las cafeterías y los bares del centro de las ciudades.

“La única forma de llegar a un acuerdo es que sindicatos y empresarios se sienten a la mesa de negociaciones y no en la línea de piquetes, y eso es lo que quiero que ocurra”, declaró a Times Radio el ministro británico de Transportes, Mark Harper.