El primer ministro japonés Kishida insta a acelerar las subidas salariales para evitar la estanflación

El primer ministro japonés Kishida insta a acelerar las subidas salariales para evitar la estanflación
El primer ministro japonés Kishida insta a acelerar las subidas salariales para evitar la estanflación   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023
Por Reuters

Por Yoshifumi Takemoto

TOKIO, 5 ene – El primer ministro japonés, Fumio Kishida, pidió el jueves a los dirigentes empresariales que aceleren las subidas salariales, advirtiendo de que la economía corre el riesgo de caer en estanflación si los aumentos salariales van por detrás de las subidas de precios.

“Hay señales de alarma de que la estanflación surge si el crecimiento de los salarios va por detrás de las subidas de precios”, dijo Kishida en una reunión de Año Nuevo de tres grandes grupos empresariales.

La estanflación es la combinación de un bajo crecimiento económico y una inflación galopante, que priva a los hogares de poder adquisitivo y dificulta llegar a fin de mes.

Al tiempo que presiona a las empresas rentables para que suban los salarios, el Gobierno de Kishida ha hecho hincapié en la necesidad de facilitar la rotación de la mano de obra facilitando el cambio de trabajo a los empleados japoneses, que siguen acostumbrados a un empleo de por vida.

El Gobierno se compromete a gastar 1 billón de yenes (7.500 millones de dólares) en los próximos cinco años a la reconversión de los trabajadores, al tiempo que anima a las empresas a flexibilizar las escalas salariales a la hora de subir los sueldos.

Las empresas japonesas tienden a preferir el pago de primas puntuales para recompensar el rendimiento en lugar de aumentar el salario base fijo, de modo que puedan ajustar fácilmente los costes de personal en épocas buenas o malas.

La Confederación de Sindicatos Japoneses, conocida como Rengo, exige aumentos salariales del 5% en las negociaciones de este año entre sindicatos y patronal. Analistas consideran que es mucho pedir, ya que las subidas salariales anuales han rondado el 2% de media en los últimos años.

Aun así, los dirigentes económicos japoneses han presionado a las empresas para que apliquen subidas salariales superiores a la inflación y, por tanto, aumenten los salarios reales. Esto es necesario para alimentar un círculo virtuoso de crecimiento en la economía, la tercera más grande del mundo, dicen.

(1 dólar estadounidense = 132,54 yenes)