Novedades en la entrada de Croacia en la 'zona euro'

Por Fanny Gauret  & Euronews
Novedades en la entrada de Croacia en la 'zona euro'
Derechos de autor  euronews

El programa Real Economy, de Euronews, viaja a Croacia para pulsar la opinión de los ciudadanos y las autoridades del país balcánico, con respecto a la entrada en la denominada 'zona euro'. Una adopción del euro como moneda oficial, que comienza con anécdota, como explica Boris Vujčić, gobernador del Banco Central de Croacia.

“En un euro, tenemos la kuna o marta de los pinos. Es el antiguo símbolo de las monedas en Croacia. Pasamos de la kuna como divisa, al euro, pero seguimos manteniendo la kuna en una de las monedas, lo que creo que es agradable para la gente”, señala Boris Vujčić.

El uno de enero de 2023, Croacia se convirtió en el vigésimo país en integrar la zona euro.

"La kuna es la moneda local, que cuatro millones de croatas han sustituido por el euro. Con la adopción de la moneda única, el país espera que su economía sea más fuerte y estable, y que mejore el nivel de vida de sus habitantes", indica la periodista de Euronews y autora del reportaje, Fanny Gauret.

La reportera se reúne con Ana Knežević, presidenta de la Asociación Croata para la Protección de los Consumidores, para ver cuál es el ambiente en el tradicional mercado de frutas y verduras, en Zagreb.

Allí, una ciudadana se muestra contenta con el cambio, porque se trata de una novedad. Un cliente indica que "no es cierto que los precios se hayan disparado. Tal vez han subido unos céntimos, pero eso no es nada", declara. Para otro de los clientes, "los precios pueden ser, en cierto modo, demasiado altos; eso es todo. No tengo problemas para recalcularlos. Solamente es necesario tener dinero", advierte. Por último, entre los detractores una ciudadana afirma que, como ella, muchos "no están satisfechos, porque prefieren sus pequeñas kunas". Para ella, "un país que no tiene su propia moneda no es un país".

El 45 % de los croatas ya tenía una cuenta en euros para sus gastos importantes, pero todos deben habituarse a la moneda única para las compras diarias.

“Para la gente mayor es difícil calcular cuánto cuesta un producto ahora, cuando los precios están en euros. Tenemos dobles precios. Así que, es muy fácil comparar”, declara Ana Knežević, presidenta de la Asociación Croata para la Protección de los Consumidores.

Aunque los más mayores estén apegados a la kuna, según el Eurobarómetro, el 55 % de los croatas está a favor de la adopción del euro, pero más del 80 % de ellos teme una subida de los precios.

"El precio del café, el precio del pan, son más altos que antes del nuevo año", afirma Ana Knežević.

Ana sigue preocupada por el aumento del coste de la vida, sobre todo para los más vulnerables.

"La gente no tiene mucho dinero para gastar, la comida es muy cara, la calefacción, la electricidad… también son caras. Así que, resulta muy difícil vivir. Croacia es un país pequeño, las pensiones no son altas... puede imaginarse cómo viven", señala la presidenta de la Asociación Croata para la Protección de los Consumidores.

Pero, ¿cómo se gestiona el paso al euro? A continuación, Euronews le ofrece un 'curso intensivo'.

¿Cómo gestiona Croacia el cambio al euro?

Ahora, todos los productos y servicios del país se compran y venden en euros. El tipo de conversión de la antigua kuna al nuevo euro es fijo. Un euro equivale a 7,53 kunas.

Las monedas y billetes de kuna pueden cambiarse sin comisión en los bancos croatas. Los comercios tienen que mostrar los precios en ambas monedas, hasta finales de 2023. El objetivo es que la transición sea más transparente.

A los ciudadanos les preocupa que algunos productos de bajos precios puedan encarecerse. Las asociaciones de consumidores vigilarán que no se manipulen los precios.

La llegada del euro y la apertura al espacio Schengen suponen una importante ventaja para sectores como el turismo, que representa el 24 % del PIB; pero también para la industria (12,1 % del PIB), un sector exportador con gran peso en la economía croata.

El grupo Končar opera en los ámbitos de la energía, las infraestructuras y los vehículos ferroviarios. La empresa exporta más del 60 % de su producción, de la que el 70 % se destina a países de la zona euro.

"Si echamos la vista atrás, a los últimos 21 años, cuando realmente vinculamos nuestra moneda, la kuna, con el euro, no podemos decir que el cambio vaya a ser tremendo. Sin embargo, creemos que el funcionamiento del negocio será mucho más fácil, porque nuestros clientes deberían entender fácilmente nuestras ofertas", declara Gordan Kolak, director general de Končar.

En 2020, para las exportaciones de bienes, el euro se utilizó en más del 70 % de los casos. Solamente el 16 % de los bienes se negociaron en dólares estadounidenses.

"Cuando hablamos de productividad, cuando hablamos de modernización de la producción, cuando hablamos de digitalización… todas estas áreas son mucho más importantes para nosotros, que el euro como moneda", añade Gordan Kolak.

La adopción del euro parece natural para un país donde la moneda única ya está bien integrada.

El PIB de Croacia creció un 6 % en 2022, pero las previsiones son de apenas un 1 % para 2023, debido, en parte, a la elevada inflación. La periodista Fanny Gauret se reúne con el gobernador del Banco Central de Croacia, Boris Vujčić, para preguntarle qué opina del paso al euro.

"Estoy contento de que hayamos completado un proyecto que, básicamente, empezamos hace cinco años. Es algo que aportará más resistencia a la economía. Hará que la economía croata sea más atractiva para la inversión extranjera directa. Los costes de transacción serán menores. También es importante, porque somos un país turístico, y como nación turística, el 70 % de nuestros visitantes proceden de los países de la zona euro. Así que, en muchos sentidos, es algo bueno para Croacia", responde Boris Vujčić.

Dada la inflación actual en la zona euro, ¿cree que es un buen momento para pasarse al euro?, interroga la reportera.

"¡Por supuesto! Creo que, si hubiéramos podido cambiar antes, habría sido mejor. Para una economía pequeña y abierta como la de Croacia, es especialmente importante estar en la zona euro en tiempos de crisis. Si nos fijamos en algunos de nuestros vecinos que son miembros de la Unión Europea y no de la eurozona, tuvieron bastante presión en el mercado de divisas en 2022, tras la agresión a Ucrania. Así que, si nos fijamos en el coste de los préstamos, estos costes están, ahora, entre el 8 % y el 11 % para las empresas, y entre el 6 % y el 9 % para los hogares. Entretanto, en Croacia no observamos ninguna presión en el mercado de divisas, ni tuvimos que reaccionar tanto con el aumento de los tipos de interés, como fue el caso en esos países. Así que, por el momento, ya vemos los beneficios, porque los mercados han tenido en cuenta que entrábamos en la zona euro a principios de este año", declara el gobernador del Banco Central de Croacia.

¿Qué le parece renunciar a la capacidad de fijar sus propios tipos de interés?, quiere saber la autora del reportaje.

"Básicamente, el ancla de nuestra política monetaria era la vinculación del tipo de cambio al euro, y así ha sido durante los últimos 30 años. Primero, al marco alemán, y luego, al euro. Cuando vinculas tu tipo de cambio al euro, si tienes libre circulación de capitales, realmente, no puedes contar con una política de tipos de interés independiente. Así que, de hecho, sería como perder algo que no teníamos, en un principio", afirma Boris Vujčić.

¿Cuáles son los desafíos de introducir grandes cantidades de dinero en la economía croata, como por ejemplo, en el mercado inmobiliario?, pregunta Fanny Gauret.

"No vemos nada en términos de sobrecalentamiento de la economía. Lo que sí vemos es que, como bien dice, ahora, el mercado inmobiliario está en ebullición, los precios están subiendo. Creo que, el año que viene, con la subida de los tipos de interés, asistiremos al enfriamiento del sector inmobiliario. Lo que no cambiará es la demanda extranjera, que se espera que aumente. Ahora vemos que, aproximadamente el 20 % de las compras inmobiliarias proceden del extranjero, y resultaremos aún más atractivos", señala el gobernador del Banco Central de Croacia.

Para terminar, ¿cuáles son los futuros desafíos?, interroga la periodista de Euronews.

"Creo que esto no es algo mágico que resolverá los problemas económicos estructurales que tenemos. Y, ahora, debemos centrarnos en hacer este tipo de reformas estructurales, que todavía tenemos que realizar, con la ayuda de un mejor entorno económico, creado por la entrada en el euro y en el espacio Schengen", concluye Boris Vujčić.