La caída de exportaciones e importaciones ensombrece las perspectivas de China en 2023

La caída de exportaciones e importaciones ensombrece las perspectivas de China en 2023
La caída de exportaciones e importaciones ensombrece las perspectivas de China en 2023   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023
Por Reuters

Por Ellen Zhang y Joe Cash

PEKÍN, 13 ene – Las exportaciones chinas se contrajeron bruscamente en diciembre al ralentizarse la demanda mundial, mientras que las importaciones también volvieron a desplomarse por el aumento de infecciones por COVID y por la recesión inmobiliaria, que lastraron la demanda interna, poniendo de relieve los riesgos para la recuperación económica del país este año.

Las exportaciones habían sido uno de los pocos puntos positivos de la segunda mayor economía del mundo durante la pandemia, pero se deterioraron rápidamente desde finales de 2022, ya que los consumidores extranjeros recortaron el gasto en respuesta a las subidas agresivas de tipos de los bancos centrales para controlar la inflación.

Se prevé que esa debilidad continúe hasta bien entrado el nuevo año, ya que la economía mundial se tambalea al borde de la recesión, pero se espera que las importaciones de China se recuperen lentamente en los próximos meses después de que el desmantelamiento abrupto que hizo el Gobierno en diciembre de las severas medidas ligadas al COVID allanara el camino para que la economía se reabriera, liberando la demanda reprimida.

“Las perspectivas de las exportaciones siguen siendo débiles, dada la combinación de la ralentización del crecimiento mundial y el actual desplazamiento del consumo de bienes hacia los servicios”, declaró Lloyd Chan, economista jefe de Oxford Economics.

“Además, los controles estadounidenses a la exportación de equipos relacionados con semiconductores serán un lastre clave”.

Las exportaciones se contrajeron un 9,9% interanual en diciembre, ampliando una bajada del 8,7% en noviembre, superando ligeramente las expectativas de una caída del 10%, según mostraron el viernes los datos de aduanas. La caída fue la peor desde febrero de 2020.

Las importaciones cayeron un 7,5% el mes pasado, frente a un descenso del 10,6% en noviembre, mejor que la previsión de una caída del 9,8%.

A pesar de la fuerte caída de los envíos en los últimos meses, las exportaciones totales aumentaron un 7% en 2022 gracias al sólido comercio de China con las naciones del sudeste asiático, así como a un repunte de las exportaciones de vehículos de nueva energía. Aun así, el crecimiento estuvo muy lejos del 29,6% de 2021.

Las importaciones solo aumentaron un 1,1% el año pasado, muy por debajo del crecimiento del 30% registrado en 2021.

Chan, de Oxford Economics, espera que las medidas de apoyo a las promotoras inmobiliarias y a los hogares contribuyan a reforzar la demanda interna, pero añadió que es probable que el comercio neto siga siendo un lastre para el crecimiento de China este año.

“Es improbable que se produzca un repunte a corto plazo, dada la debilidad de la confianza interna y el actual aumento del COVID“.

Además, una parte sustancial de las importaciones chinas son piezas para productos que luego se reexportan, lo que deja a esos bienes vulnerables a la caída de la demanda mundial.

RECUPERACIÓN

Los analistas encuestados por Reuters prevén que el crecimiento económico de China repunte al 4,9% en 2023, antes de estabilizarse en 2024, según un sondeo de Reuters.

La economía probablemente creció solo un 2,8% en 2022, ya que los confinamientos pesaron sobre la actividad y la confianza, muy por debajo del objetivo oficial de alrededor del 5,5%. Los datos del producto interior bruto (PIB) del cuarto trimestre y de 2022 se publicarán el 17 de enero.

Iris Pang, economista jefe para China de ING, estimó que tanto las exportaciones como las importaciones podrían seguir contrayéndose en el primer semestre de 2023 con respecto al año anterior, pero dijo que el comercio podría recuperarse hacia el segundo semestre, cuando se espera que mejoren las economías interna y externa.