EEUU dice que el temor de la UE por los subsidios verdes es de máxima prioridad

EEUU dice que el temor de la UE por los subsidios verdes es de máxima prioridad
EEUU dice que el temor de la UE por los subsidios verdes es de máxima prioridad   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023
Por Reuters

Por Philip Blenkinsop

BRUSELAS, 17 ene – Estados Unidos dará la máxima prioridad a responder a los temores de la Unión Europea por que la ley estadounidense de subvenciones ecológicas atraiga a empresas de tecnologías limpias a Estados Unidos a expensas de Europa, declaró el martes la Representante Comercial de Estados Unidos, Katherine Tai.

La Unión Europea ha expresado su profunda preocupación por los 369.000 millones de dólares de inversión para hacer frente al cambio climático que contempla la Ley para la Reducción de la Inflación de EEUU, que entró en vigor este año.

Gran parte de la inversión, en forma de subvenciones, sólo se aplica a la producción local.

Los socios comerciales transatlánticos crearon en octubre un grupo de trabajo para abordar estas cuestiones.

Tai declaró a los periodistas antes de reunirse con su homólogo de la UE, Valdis Dombrovskis, que el grupo estaba trabajando intensamente. Afirmó que se trata de cuestiones complejas e importantes, tanto para las relaciones entre Estados Unidos y la UE como para hacer frente a la crisis climática.

“En cuanto al trabajo del grupo de trabajo, lo que yo diría es que está en marcha, que realmente tiene la máxima prioridad otorgada por el propio presidente (de EEUU, Joe) Biden”, afirmó Tai.

Estados Unidos es cada vez más consciente de que crisis como la pandemia del COVID-19 y las tensiones geopolíticas han puesto de manifiesto la vulnerabilidad de las cadenas de suministro, y que el hecho de que una mayor parte de la cadena se encuentre en países socios, práctica conocida como “friend-shoring”, aumenta la capacidad de resistencia.

Estados Unidos, dijo Tai, no pretende crear su propia cadena de suministro totalmente nacional y quiere crear políticas comerciales complementarias con sus aliados.

Los socios transatlánticos también tienen de plazo hasta octubre para acordar un régimen comercial, que aborde el exceso de capacidad del sector siderúrgico mundial y cree incentivos para la producción de acero y aluminio con bajas emisiones de carbono.

En octubre de 2021, Estados Unidos suspendió durante dos años los aranceles al acero y el aluminio impuestos por el expresidente Donald Trump cuando estaba en el poder.

A la pregunta de si los aranceles podrían volver a imponerse, Tai dijo que “siempre existe esa posibilidad”, añadiendo que la posibilidad ha creado un incentivo real para trabajar duro. El reto, dijo, es averiguar cómo encontrar una solución que encaje en dos sistemas diferentes.

“Estamos en enero de 2023″, dijo. “Este es el momento en el que nos ponemos manos a la obra”.