Las aerolíneas europeas invocarán libertades de la UE para impugnar prohibiciones de vuelo

Las aerolíneas europeas invocarán libertades de la UE para impugnar prohibiciones de vuelo
Las aerolíneas europeas invocarán libertades de la UE para impugnar prohibiciones de vuelo   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023
Por Reuters

Por Joanna Plucinska y Tim Hepher

DUBLÍN, 18 ene – Tras la prohibición parcial de los vuelos de corta distancia en Francia, aprobada por Bruselas en diciembre, el sector aéreo tiene previsto invocar el derecho a la libre circulación en la UE para oponerse a las restricciones medioambientales.

Los grupos del sector temen que la prohibición siente un precedente de limitaciones más amplias en toda Europa a los vuelos de corta distancia, antaño símbolo de la liberalización transfronteriza y ahora cada vez más criticados.

Los aeropuertos franceses y europeos y las compañías aéreas regionales están elaborando una nueva estrategia para contrarrestar la prohibición de tres rutas francesas de vuelos de corta distancia, vigente durante tres años.

Aunque afirman que es poco probable que presenten un recurso judicial formal, tienen previsto invocar la libertad de circulación —una de las cuatro libertades básicas consagradas en la legislación europea— en las revisiones informales de la ley que se prevé que se realicen dos veces al año, y presionar al Gobierno.

“Tenemos el principio establecido por la UE de un mercado abierto y liberalizado con libertad de prestación de servicios aéreos para cualquier aerolínea europea entre cualquier punto de Europa”, declaró un alto cargo del sector.

“Y eso es básicamente para apoyar la libertad de circulación, de personas y ciudadanos en toda Europa”.

El argumento de la libertad de circulación se adentra en uno de los temas más delicados de la normativa europea, pero se enfrenta a considerables obstáculos dada su complejidad, según fuentes europeas.

Los organismos del sector también afirman que la prohibición —que afectó a muchas menos rutas de las que esperaban los grupos ecologistas— es, en última instancia, ineficaz para frenar de forma significativa las emisiones.

El grupo SCARA, que representa a las aerolíneas regionales francesas y que presionó enérgicamente para suavizar la prohibición original, dijo que también utilizaría los periodos de revisión para demostrar que la prohibición no tiene un impacto real.

“Avergonzaremos a la gente con los datos”, declaró Willie Walsh, responsable de las aerolíneas mundiales, al margen de la conferencia Airline Economics, celebrada en Dublín.

“Si prohibiéramos todos los vuelos de menos de 500 km en Europa… sería menos del 4% del CO2 en Europa, ¿no? Creo que existe la percepción de que sería el 80%. No es una solución”, declaró a Reuters.

Según la Unión de Aeropuertos Franceses, que tiene previsto presentar una queja al Consejo de Estado francés sobre la prohibición, probablemente a finales de este mes, las rutas que se prohibirán representan solo el 0,23% de las emisiones del transporte aéreo francés, el 0,04% de las emisiones del sector del transporte y el 0,02% de las emisiones del sector del transporte aéreo.

PRESIÓNECOLOGISTA

Los grupos de presión ecologistas quieren restricciones más amplias y se preparan para contrarrestar los esfuerzos de la industria por revertir la prohibición.

Jo Dardenne, director de aviación del grupo de campaña Transport and Environment, reconoció que la prohibición era limitada por ahora, pero afirmó que es una señal importante para los países deseosos de reducir las emisiones de la aviación.

“Se trata de demostrar que… se tiene derecho a limitar las emisiones del sector de la aviación”, afirmó.

Decepcionados por la falta de ambición de las normas actuales, los activistas afirmaron que esperan volver a la propuesta original de prohibir los vuelos en rutas con tiempos de viaje inferiores a seis horas.

“Es hipócrita. Han hecho que la prohibición no tenga ningún impacto… han presionado mucho para reducir la ambición”, declaró Sarah Fayolle, activista de transportes de Greenpeace en Francia.

El sector aéreo espera contar con el apoyo de la UE para alcanzar sus objetivos de limitar el alcance de la prohibición. “Europa ha reconocido sin duda que la ley francesa solo podía aplicarse de forma limitada… Así que esto es positivo”, dijo Jean-Francois Dominiak, jefe de SCARA.

En los próximos dos o tres años entrará en vigor en todo el bloque ‘Fit for 55′, un conjunto de normas de la UE diseñadas para hacer frente al cambio climático e introducir reformas, que deberían tener un impacto medioambiental más significativo, según responsables de la UE.

Pero por ahora, la UE mantendrá su aprobación, dijo a Reuters Henrik Hololei, director general de Movilidad y Transportes de la Comisión Europea, quien añadió que las “condiciones” impuestas por las autoridades de la UE, como los periodos de revisión, hacen que la prohibición sea razonable.

“Hemos encontrado un buen equilibrio para que (Francia) haya podido construir, como diríamos, una iglesia en medio del pueblo”.