El mercado desconfía del BCE tras mensajes contradictorios

Analysis-ECB seen struggling to keep market on side after mixed messages
Analysis-ECB seen struggling to keep market on side after mixed messages   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023
Por Reuters

Por Francesco Canepa y Balazs Koranyi

FRÁNCFORT, 23 ene – Las señales de la política monetaria del Banco Central Europeo ya no parecen convencer a los inversores, según los analistas, tanto si trata de aumentar sus expectativas de tipos de interés como de bajarlas.

Dos años de turbulencias desde que las economías empezaron a reabrirse tras el COVID han complicado la comunicación de los bancos centrales con los mercados financieros, que ayuda a transmitir las medidas monetarias a empresas y hogares.

En un momento en que la inflación está en máximos de varias décadas y la guerra en Ucrania alimenta la volatilidad económica, sus homólogos mundiales, incluida la Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco de Japón, han tenido a menudo dificultades para enviar señales claras y coherentes.

Sin embargo, cuatro analistas dijeron a Reuters que los problemas del BCE a la hora de comunicarse han sido más agudos debido a los frecuentes cambios en su mensaje sobre su política monetaria y lo que una persona describió como una “cacofonía” de voces entre los responsables de política monetaria de los 20 países que utilizan el euro.

“Simplemente no son coherentes en su comunicación y en la explicación de su función de reacción”, afirmó Carsten Brzeski, responsable mundial de macroeconomía del banco neerlandés ING.

“El mensaje cambia constantemente. Por eso los mercados han renunciado a ellos”.

Hace poco más de un año, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, intentaba persuadir a los inversores de que se equivocaban al apostar por una subida de los costes de endeudamiento porque la elevada inflación resultaría transitoria.

A principios de febrero —incluso antes de que Rusia invadiera Ucrania— ya había reconocido los crecientes riesgos de inflación y la posibilidad de una subida de los tipos de interés.

Ahora, Lagarde tiene el problema opuesto: los inversores no la creen cuando dice que el BCE seguirá subiendo los tipos a un ritmo rápido para reducir la inflación al 2% en dos años desde el nivel casi cinco veces superior actual.

La semana pasada, en Davos, la jefa del BCE dijo a los inversores que debían “revisar sus posiciones”, añadiendo peso a los comentarios anteriores de los responsables de política monetaria neerlandés y letón.

El BCE declinó hacer comentarios.

“Están haciendo todo lo posible por comunicar con claridad, pero están sufriendo las consecuencias de haberse quedado atrás el año pasado, y éste es el precio que hay que pagar por cambiar de orientación con tanta frecuencia”, declaró Piet Haines Christiansen, economista de Danske Bank.

¿AUTOSABOTAJE?

Tras unos meses el año pasado en los que fue criticado por no actuar mientras otros grandes bancos centrales sí lo hacían, las cosas habían empezado a mejorar para el BCE.

Una fuerte dieta de subidas de tipos que comenzó en julio estabilizó el euro y elevó los costes de los préstamos en otoño, justo lo que el banco central decía que era necesario para reducir la inflación.

Pero en diciembre, ante señales de que la inflación había tocado techo, de que se avecinaba una recesión y después de que el economista jefe del BCE, Philip Lane, planteara la posibilidad de subidas de tipos menores, los inversores empezaron a dudar de la voluntad del BCE de continuar durante mucho más tiempo.

El BCE respondió comprometiéndose en su reunión del 15 de diciembre a realizar varias subidas más, aunque de 50 puntos básicos cada una, en lugar de los 75 puntos básicos de septiembre y octubre.

Ahora, con la inflación a la baja y los rumores de menores subidas de tipos por parte de la Fed que a menudo influye en otros bancos centrales debido a la condición del dólar como moneda de reserva mundial, los inversores vuelven a mostrarse escépticos.

Según las proyecciones del mercado monetario, el tipo de depósito del BCE alcanzará un máximo del 3,3% en julio una fuerte caída desde el 3,5% previsto a principios de año con un recorte en diciembre.

Según los analistas, el BCE se había saboteado a sí mismo cuando Lagarde dijo el mes pasado que subiría los tipos 50 puntos básicos en su “próxima reunión, y posiblemente en la siguiente, y posiblemente después”.

“Con el tipo de compromiso que asumió, pierdes credibilidad si no te ciñes a él”, dijo Dirk Schumacher, jefe de análisis macroeconómica europea de Natixis. “Eso sería un problema para cualquier banco central”.

Ahora que la economía de la zona euro va mejor de lo esperado, Schumacher cree que Lagarde debería relajar su compromiso de diciembre.

TIRA Y AFLOJA

El compromiso de Lagarde también desconcertó a los observadores del BCE, ya que el banco central había dicho anteriormente que no haría más predicciones públicas de este tipo —conocidas como “forward guidance” u orientación futura—, sino que tomaría cada decisión basándose en los datos entrantes.

“Se enfrentan a la contradicción de decir que decidirían reunión por reunión y al mismo tiempo comprometerse a varias subidas de tipos”, dijo Frederik Ducrozet, jefe de análisis macroeconómica de Pictet Wealth Management.

Sin embargo, Christiansen, de Danske, dijo que el BCE no siempre puede limitarse a seguir a los inversores, especialmente cuando la situación es volátil.

“El BCE no puede permitirse el lujo de cambiar de opinión tan a menudo como los mercados. Esto, por supuesto, lleva a un tira y afloja entre el BCE y los mercados sobre la narrativa”, añadió.

Las palabras de Lagarde en diciembre representaron un compromiso para unificar el Consejo de Gobierno del BCE, según dijeron fuentes a Reuters el mes pasado. Algunos miembros, como Lane, habían buscado el cambio a subidas de tipos más pequeñas, mientras que otros, como Isabel Schnabel, querían un movimiento mayor.

Schnabel y Lane a menudo expresan en público opiniones diferentes sobre la política monetaria y Lagarde, que no es economista, se ha abstenido de arbitrar entre ellos, buscando en cambio reflejar la opinión consensuada del Consejo de Gobierno.

Por el contrario, los inversores saben que un mensaje del presidente de la Fed, Jerome Powell, puede triunfar sobre las opiniones de otros dirigentes del banco, dijeron los analistas.

Brzeski, de ING, considera que el BCE carece de un líder de opinión claro en su Consejo de Gobierno que pueda dirigir los mercados como el predecesor de Lagarde, Mario Draghi.

“La cacofonía de voces divergentes y la falta de claridad sobre quién es la voz líder siguen perjudicando al BCE“, dijo Brzeski.