La recaudación fiscal federal de Brasil alcanza un récord en 2022, pese a recortes tributarios

La recaudación fiscal federal de Brasil alcanza un récord en 2022, pese a recortes tributarios
La recaudación fiscal federal de Brasil alcanza un récord en 2022, pese a recortes tributarios   -  Derechos de autor  Thomson Reuters 2023
Por Reuters

BRASILIA, 24 ene – Los ingresos fiscales federales de Brasil alcanzaron un nivel récord en 2022, impulsados por el aumento de los impuestos de sociedades y sobre la renta del capital, que compensaron en gran medida los recortes tributarios del gobierno para combatir la inflación, dijo el martes el servicio de recaudación de impuestos.

Los ingresos tributarios totalizaron 2,2 billones de reales (425.000 millones de dólares) en 2022, un 8,18% más en términos reales que el año anterior, el valor más alto de la serie de datos iniciada en 1995.

Sólo en diciembre, los ingresos tributarios fueron de 210.200 millones de reales, un 2,47% más que en el mismo mes de 2021, también una cifra récord para el periodo.

Los números deberían respaldar el primer presupuesto primario del Gobierno central desde 2013, datos que se publicarán el viernes.

Las cifras sorprendieron al alza en el marco de una economía más robusta de lo previsto inicialmente a principios de 2022, ayudada en parte por el estímulo fiscal del Gobierno en vísperas de las elecciones presidenciales de octubre.

Según el Gobierno, los impuestos sobre la renta de las empresas crecieron un 17,7% en términos reales respecto a 2021, un aumento de 73.800 millones de reales, el más representativo del resultado global.

Los impuestos sobre las rentas del capital aumentaron un 67,2% en el año, equivalente a 39.000 millones de reales, debido a la agresiva subida de la tasa referencial Selic para aplacar las presiones inflacionarias, lo que se tradujo en una mayor recaudación sobre los fondos de renta fija y bonos.

El banco central hizo una pausa en su ciclo de endurecimiento de su política monetaria en septiembre, manteniendo su tasa de referencia en el 13,75%, tras elevarla desde un mínimo histórico del 2% en marzo de 2021.

Estos efectos positivos compensaron con creces la caída de los ingresos procedentes de los impuestos sobre los combustibles, los productos industrializados y las importaciones, cuyas tasas fueron recortadas por el gobierno del expresidente Jair Bolsonaro para frenar la inflación.

El recién investido gobierno del presidente izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva ya predijo que los ingresos federales serían 36.400 millones de reales superiores a lo indicado en el presupuesto, lo que podría ayudar a la administración a cerrar 2023 con un déficit primario menor.

(1 dólar = 5,1767 reales)