Ginebra se convierte en el centro mundial de la relojería con la Feria 'Watches and Wonders'

Ginebra se convierte en el centro mundial de la relojería con la Feria 'Watches and Wonders'
Derechos de autor  euronews
Por Cyril Fourneris  & Euronews

Se trata de un evento que se celebra en Ginebra, y al que acuden las grandes marcas del sector para presentar sus novedades. En él, cuarenta y ocho referentes del sector compiten en 'estilo' y 'saber hacer'.

El periodista de Euronews, Cyril Fourneris, nos acerca al mundo de la relojería en el marco de un reportaje para el programa Focus. El reportero acude a 'Watches and Wonders', la principal feria mundial de relojería. Un evento que se celebra en Ginebra, y al que acuden las grandes marcas del sector para presentar sus novedades. 

Así, a la cita que tiene lugar en la ciudad suiza, acuden periodistas de todo el mundo, celebridades y miles de profesionales. En él, cuarenta y ocho referentes del sector compiten en 'estilo' y 'saber hacer'.

En el espacio de Zenith, se celebra el regreso de la línea 'Pilot', lanzada a finales del siglo XIX. Así, se exponen nuevas versiones del ‘Defy Skyline’, para los entendidos, cada vez más exigentes con los ‘movimientos’ de los relojes.

"Las generaciones más jóvenes están formadas por personas que tienen un acceso a la información, que no teníamos en el pasado. Por eso quieren lo ‘auténtico’. Quieren saber qué hay detrás de una marca, qué hay detrás de un precio, qué hay detrás de un reloj... y entenderlo. Tenemos que ofrecerles experiencias, emoción, pasión... El conocimiento ha evolucionado enormemente, en la dirección correcta", declara Julien Tornare director ejecutivo de Zenith.

A lo largo de los pasillos de Palexpo, los artesanos y diseñadores, así como las marcas históricas, aprovechan sus expositores para expresar su identidad: del deporte del motor, a la joyería, pasando por los aspectos éticos.

En su reportaje, Cyril Fourneris visita el espacio de Oris, relojero a la vanguardia de la protección del medioambiente.

Creador independiente, Oris se inscribe en esta tendencia general de la industria. La marca, que este año rinde homenaje a la marioneta de la Rana Gustavo en su nuevo reloj, fue la primera en obtener la certificación de neutralidad de carbono. Su director ejecutivo se enorgullece de reunir a su ‘comunidad’ en jornadas de limpieza por todo el mundo.

"Hace poco tiempo, la gente quería tomarse una copa de champán en un ambiente elegante. Ahora busca un propósito. Quiere cambiar las cosas, quiere contribuir a mejorarlas. No defendemos el lujo exclusivo, sino el lujo inclusivo. Por eso compartimos, con otras personas, la alegría por los relojes mecánicos. Eso nos aporta energía, y nos permite amar lo que hacemos", afirma Rolf Studer, director ejecutivo de Oris.

La preservación de los océanos es importante para Panerai, que ha instalado sus relojes bajo velas de barcos. Antiguo proveedor de los submarinistas de la marina italiana, el fabricante ha conservado sus grandes ‘cajas luminiscentes’. Pero, ahora, se decanta por los materiales reciclados, siguiendo los consejos de su embajador: el ‘aventurero’ Mike Horn.

"Cuando participas en una feria como esta, ves cómo se expresa Panerai, la teatralización de nuestras marcas, que también se puede ver en nuestras tiendas. Es decir, cómo duplicamos el ejercicio de Watches and Wonders, que es en esencia espectacular, en el resto de nuestra red de distribución y en las otras 51 semanas del año", señala Jean-Marc Pontroué, director ejecutivo de Panerai.

Entretanto, A. Lange & Söhne presenta su nuevo cronógrafo. La empresa reivindica su ‘identidad germana’, caracterizada por la legibilidad y robustez de sus modelos. La marca, nacida en Sajonia en 1845, es representativa del buen estado de la industria relojera de lujo, que produce relojes en cantidades limitadas.

"El futuro es prometedor, siempre que nos aseguremos de contar con suficientes relojeros jóvenes. La comunicación lleva a cabo una buena labor para que sigamos siendo relevantes y haya suficiente gente a la que le guste la idea de que un ser humano se esfuerce en terminar todas estas pequeñas piezas que, al final, funcionan como un reloj", declara Wilhelm Schmid, director ejecutivo de A. Lange & Söhne.

Uno de los desafíos es fomentar las vocaciones en un ecosistema que necesita innovar, en la encrucijada de la artesanía, el diseño y la tecnología. Estos temas son abordados en el espacio 'The Lab', que reúne a fabricantes y empresas emergentes.

"Vale digital, metaverso, cadena de bloques... son temas que apasionan a los jóvenes de hoy. Esta es una incubadora de nuevas ideas que permite a la gente ponerse en contacto, conocer a los hombres y mujeres que fabrican relojes, ponerse relojes en la muñeca... No hay nada como debatir y hacer contactos; Watches and Wonders es el lugar donde esto ocurre", afirma Matthieu Humair, director general de Watches and Wonders Geneva Foundation (WWGF).

Otro objetivo de los organizadores es coronar a Ginebra como capital mundial de la relojería. Por primera vez, se organizan actos en el centro de la ciudad: conferencias, visitas guiadas y jornadas de ‘puertas abiertas’. H. Moser & Cie., expone al público su colección; algo que, en esencia, es muy raro ver tan de cerca.

"Muchos de nuestros relojes están agotados. Muchas personas, de todo el mundo, no pueden ver los relojes en las tiendas. Así que, vienen aquí, donde tenemos una colección completa, donde pueden ponérselos en la muñeca, pueden descubrir la marca, hablar con los propietarios... Vivimos una semana increíble en Ginebra, que atrae a tanta gente, que acapara tanta atención... tenemos que formar parte de ella", señala el director general de H. Moser & Cie., Edouard Meylan.

Otra muestra de este deseo de hacer de Ginebra el gran destino de la relojería es la apertura del salón al gran público, por primera vez, durante el fin de semana.

Noticias relacionadas