Francia reconoce el párkinson como 'enfermedad profesional' de los agricultores

Imagen de un tractor en plenas tareas de abono de un terreno cultivable.
Imagen de un tractor en plenas tareas de abono de un terreno cultivable. Derechos de autor Стоп-кадр EBU/NOS
Por Euronews en Español
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El permiso para usar glifosato se ha prorrogado diez años, gracias a la decisión de las autoridades comunitarias. Se utiliza en la agricultura para proteger los cultivos contra las malas hierbas.

PUBLICIDAD

El controvertido glifosato podrá seguir utilizándose en la UE por el momento. Así lo ha decidido la Comisión Europea. Sin embargo, se impondrán nuevos requisitos y restricciones al uso del herbicida, entre otras cosas para proteger mejor la naturaleza.

El permiso para usar glifosato se ha prorrogado diez años, gracias a la decisión de las autoridades comunitarias. Se utiliza en la agricultura para proteger los cultivos contra las malas hierbas. La Comisión Europea tomó la decisión porque los Estados miembros de la UE no se habían pronunciado al respecto. Al igual que el mes pasado, no se requería una mayoría a favor o en contra.

El glifosato es uno de los herbicidas más utilizados en la agricultura. El producto es controvertido, porque entre otras razones, estudios científicos lo han relacionado con la enfermedad de Parkinson y otras dolencias. También preocupan las consecuencias que pueda entrañar para la naturaleza y el medioambiente.

Las autoridades francesas no quieren prohibir el glifosato todavía, pero están convencidas de que existe una relación entre la enfermedad de Parkinson y el herbicida. Los agricultores que padecen el trastorno neurológico tienen derecho a una indemnización gubernamental.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

"No ha desaparecido, está matando": Las variantes del COVID que la OMS vigila de cerca

China | La OMS vigila un aumento infrecuente de las enfermedades respiratorias

Más de 70.000 personas podrían haber muerto a causa de las olas de calor del verano de 2022 en Europa