Es difícil caminar por Londres sin toparse con una conversación en la que se mente al Brexit. La ciudad, que votó masivamente a favor de la permanencia, comienza a hartarse de las idas y venidas gubernamentales. Muchos ciudadanos solo quieren que se termine lo empezado y se asuman las consecuencias.
Leer artículo completo

Más sobre Noticias