Más de 160.000 euros ha pagado un postor por los restos de una pistola que ni los subastadores, Art Auction, pueden garantizar sean auténticos.
Leer artículo completo

Más sobre Noticias