Violando la prohibición de las autoridades italianas, el barco humanitario Sea Watch ha entrado en sus aguas territoriales para desembarcar a 42 inmigrantes que rescató hace casi dos semanas. El ministro italino de Interior ha estallado: "estoy harto y hablo en nombre de 60 millones de italianos"
Leer artículo completo

Más sobre Noticias