Video

El canciller alemán, Olaf Scholz, con la primera ministra sueca, Magdalena Andersson