Última hora

Última hora

Los 'dedos voladores' de Yuja Wang

Leyendo ahora:

Los 'dedos voladores' de Yuja Wang

Tamaño de texto Aa Aa

Yuja Wang: “Probablemente, mi momento favorito es cuando me dirijo al escenario, me siento, llega mi melodía y es tan sincera, tan rusa porque en las dos páginas se oye la respiración de esa melodía. Es como una gran novela rusa con diferentes carácteres llena de complicadas tramas”.

Se trata del enormemente complejo tercer Concerto para piano de Rajmaninov, uno de los trabajos para piano más difíciles jamás escritos. También lo bautizó como el Concerto de elefantes y es famoso por contener más notas por segundo que cualquier otra pieza de piano.

Yuja Wang: “Musicalmente, es una pieza monumental. Es como escalar la Gran Muralla China y disponer de una gran panorámica del concepto en su totalidad. ¡Es tan difícil!”.

Nacida en China pero residente en Estados Unidos, a sus 24 años Yuja Wang ya forma parte de la élite de pianistas. De apariencia relajada en su tiempo libre, la solista interpretaba en Madrid el desafiante concerto con la Orquesta Nacional de España.

Yuja Wang: “Me acuerdo cuando era pequeña que en no importa qué tema mi profesor me decía que no hacía falta que fuera tan de prisa. Esta es la causa de mi actual debilidad porque me gustaría ir cada vez más rápido. Es mi propio nerviosismo. ¡Y mis dedos son capces de hacerlo!”.

Pronto, tras empezar a tocar el piano a los seis años, se descubrió el talento de Yuja Wang y no tardó en convertirse en una niña célebre. Aquí se la ve, a los once años, durante una competición.

Yuja Wang: “Posiblemente, cuando vivía en China, estaba más concentrada y era más disciplinada. Cuando llegué a América, fue más bien… porque me interesan muchas cosas: el arte, la filosofía, la literatura. Divido mi tiempo en todas estas áreas diferentes”.

Sus movimientos extremadamente rápidos le han dado el sobrenombre de ‘Dedos Voladores’. Ella cree que se lo debe a su madre porque era una bailarina y, regularmente, estiraba sus manos.

Yuja Wang: “¡Son muy flacuchos y están doblemente dislocados!. Y disponen de una especie de flexibilidad. Mi madre me los estiraba cuando era joven. No tengo una mano grande, pero abarco mucho y puedo hacer extraños acordes”.

Con cerca de cien conciertos al año, Yuja Wang está casi todo el tiempo de gira. Ella se propone cada concierto como un desafío.

Yuja Wang: “En cada concierto, intento hacer una cosa distinta, pensarlo desde otro punto de vista. Porque con tantos conciertos. Hago lo posible para no repetirme, no duplicarme, sino más bien reinventarme”.

En este reportaje, se pueden escuchar fragmentos del Concerto para piano nº 3 en re menor de Sergei Rajmaninov.