Última hora

Última hora

Aprender historia para entender el mundo

Leyendo ahora:

Aprender historia para entender el mundo

Tamaño de texto Aa Aa

Enseñar historia puede ser un gran reto, mucho más complicado de lo que parece, en los países con un pasado de guerras y divisiones. Los profesores deben adoptar un punto de vista neutral, y enseñar los hechos de forma imparcial. Vamos a conocer tres lugares del mundo en los que la educación es fundamental para comprender el pasado, y el futuro.

Polonia: las fronteras del pasado

En Wroclaw, la antigua ciudad de Breslavia que los alemanes cedieron a Polonia al final de la Segunda Guerra Mundial en la conferencia de Postdam, numerosos monumentos, como la estatua de Dietrich Bonhoeffer, recuerdan la presencia histórica de los alemanes en la ciudad. Todavía hoy sigue siendo un tema sensible.

La plataforma Euroclio reúne todos los años a investigadores y profesores de historia de toda Europa. Juntos, crean instrumentos para impartir la materia de forma imparcial, teniendo en cuenta todos los puntos de vista. Utilizan técnicas de enseñanza para animar a los estudiantes a ponerse en el lugar del otro.

Líbano: buscando una historia en común

En el Líbano, un país dividido tras la guerra civil, no hay un consenso sobre la forma de contar el pasado, y tampoco en la visión del futuro. Esto se refleja en los libros de historia. Las escuelas en el Líbano no tienen una versión común. Los estudiantes recurren a sus familias cuando quieren saber más.

Ante la falta de consenso, las escuelas deben utilizan diferentes libros, escritos por autores que muchas veces imprimen sus ideas políticas.

La historia reciente del país no está incluida en el programa educativo, y no estudian la guerra civil. El Ministerio de Educación ha creado varios comités para encontrar un libro de historia común. Pero los líderes políticos de las diferentes comunidades no han llegado a ningún acuerdo. Los estudiantes tendrán que esperar. Algunos expertos creen que la solución podría estar en animarles a buscar la información por sí mismos.

Ruanda: superar el pasado para mirar al futuro

En Ruanda la educación es fundamental para el proceso de reconciliación tras el genocidio de 1994, en el que murieron 800.000 personas en cuatro meses. El gobierno de los hutus llevó a cabo una campaña de matanzas dirigida a exterminar a la minoría tutsi. El Centro de la Memoria del Genocidio de Kigali, la capital ruandesa, situado cerca de las fosas comunes de más de 250.000 víctimas, recuerda lo que pasó entonces.

Los guías del centro y profesores, muchos de ellos supervivientes, juegan un papel muy importante como narradores de la historia. Recordando las divisiones del pasado, los jóvenes ruandeses pueden mirar al futuro unidos.