Última hora

Última hora

Christopher Sims, Nobel de Economía 2011

Leyendo ahora:

Christopher Sims, Nobel de Economía 2011

Tamaño de texto Aa Aa

En este tiempo de premios Nobel en Estocolmo, Suecia, hemos podido entrevistar a uno de los académicos estadounidenses ganador del Premio Nobel de Economía 2011, el profesor Christopher Sims, galardonado junto al profesor Thomas Sargent. Ambos científicos reciben el galardón por su investigación empírica sobre “causas y efectos” en la macroeconomía.

E :Christophe Sims, muchas gracias por esta entrevista para Euronews. Lástima que Thomas Sargent no pueda estar con nosotros por causa de enfermedad, pero pienso que puede hablar por él, para explicarme brevemente porqué han recibido este premio Nobel conjuntamente.

C.S.: Thomas ha sido premiado por su trabajo sobre una teoría llamada “expectaciones racionales”, que trata sobre la idea de que la gente mira al futuro para tomar decisiones en el presente. En la época en la que realizó ese trabajo, esa noción de sentido común aparentemente no estaba incorporada en los modelos que debían utilizarse para guiar las políticas. Y eso transformó realmente los modelos de política económica que debían ponerse en práctica. Por mi lado, lo que yo hice no tiene mucha relación con la teoría de las “expectaciones racionales”, sólo indirectamente.

Cuando yo escribía mi investigación, había una controversia entre dos escuelas : el monetarismo y el keynesianismo, dos ramificaciones del pensamiento económico de mercado.

El monetarismo creía que el suministro de dinero movía la economía y que las recesiones y fluctuaciones económicas se debían en gran parte a los errores en la política monetaria. El Keynesianismo pensaba que la política monetaria no era el principal empuje dinámico para las alzas y bajas en los ciclos de negocios. Yo hice un trabajo que ayudó a desarrollar métodos estadísticos que pudieran dilucidar esa cuestión.

E: Centrémonos ahora en la crisis de la eurozona que ha predominado durante meses en los medios de información. ¿Considera que realmente la Eurozona está cerca del colapso?

C.S.:Pienso que está al borde. Escribí un artículo en 2002 que trataba sobre la probabilidad de que hubiera una crisis como ésta. En ese momento, decía y pienso que todavía es cierto, que aunque no sepamos la respuesta a esa pregunta, se trata sobre todo de saber si la gente está suficientemente motivada para preservar el Euro y si están dispuestos a construir las instituciones fiscales necesarias, o si al contrario, si el euro sufre la falta de apoyo político hasta el punto de estar abocado al fracaso.

E: Cada vez que se lleva algo a cabo en Europa toma cierto tiempo. ¿Qué pasaría si Italia se volviera insolvente?, ¿podemos temer un efecto dominó?

C.S.:El Banco Central Europeo puede impedir la insolvencia de Italia, sin embargo no puede impedir su propia insolvencia. El Banco Central Europeo no podrá realmente volverse insolvente porque puede imprimir dinero, pero si su balance general va mal, podría verse obligado a inflar artificialmente la economía. El Banco Central Europeo podría recabar fondos emitiendo dinero, aunque eso puede causar inflación y eso es precisamente lo que les preocupa a los alemanes.

E: Entonces, no se sabe cuánto tiempo nos va a llevar el salir de esta crisis. ¿Piensa Ud. que vamos a ver un nuevo orden mundial en el que las naciones dominantes de hoy podrían encontrarse en desventaja ante los poderosos nuevos mercados emergentes?

C.S.: No, no creo, China está creciendo muy rápido, pero sus trabajadores no tienen el mismo nivel de educación, su sistema político es muy primitivo en muchos sentidos y además hemos visto en el pasado otros países que crecieron rápidamente hasta ponerse al mismo nivel que Occidente para después aminorar la marcha. Ese tipo de ralentí puede tener terribles consecuencias como ocurrió en Japón. Ahora bien, en la zona Euro podría haber enormes cambios, según si se produce o no una línea de demarcación entre un periodo en el que Europa esté cercana a la unidad y otro periodo en el que esté de nuevo dividida. Creo que si Europa se vuelve más solidaria y unida, entonces podrá ser muchísimo más poderosa y sacará más provecho.

E: Se dice que cuando EEUU estornuda, el resto del mundo, incluída Europa, se resfría. Ahora parece que las cosas han cambiado y que en EEUU están muy preocupados por la crisis de la Eurozona. ¿Qué está en juego entre los estados?

C.S.: Si la zona euro se bloquea, habrá grandes pérdidas. Muchos bancos e instituciones financieras encontrarán problemas, y nosotros no sabemos qué repercusiones tendrá en las instituciones financieras de EEUU.

E: ¿Cuál es su opinión sobre la situación?

C.S.: No tengo ni idea de lo que va a pasar. Pero mucho me temo que podría producirse una recesión de doble caída en EEUU, si hubiera una gran depresión europea, porque muy probablemente eso afectaría a las instituciones financieras estadounidenses.

E: Usted enseña a estudiantes universitarios, la próxima generación de decidores para los años venideros. ¿Cómo ve Ud. su mundo?

C.S: Cuando comparamos la situación de los jóvenes de hoy con la situación de los jóvenes de hace 80 o 100 años, me parece que no tienen nada de qué quejarse. Desde entonces, se han producido muchas cosas buenas en el mundo, y pienso que la gente seguirá siendo ingeniosa, para encontrar la forma de crear nuevas instituciones políticas y nuevas tecnologías, así que soy optimista.