Última hora

Última hora

Festival de Jazz de Monte Carlo: Tigran Hamasyan y Avishai Cohen

Leyendo ahora:

Festival de Jazz de Monte Carlo: Tigran Hamasyan y Avishai Cohen

Tamaño de texto Aa Aa

Uno es de origen armenio y empezó a tocar el piano con dos años. A su talento se le añade una técnica incomparable. El otro es israelí, toca el contrabajo mezclando jazz, músicas del mundo y pop, con un toque de influencias del idioma ladino. Tigran Hamasyan y Avishai Cohen son las estrellas de la última edición del Festival de Jazz de Monte Carlo.

El joven pianista armenio Tigran Hamasyan torna hoy su mirada hacia el folclore musical de su país en su último trabajo discográfico “A fable”.

Trigran Hamasyan regresa en su trabajo reciente a las fuentes primigenias de la música tradicional : “Estoy componiendo mi personal acercamiento al folclore musical armenio. Escribo melodías que suenan como la música armenia, pero las compongo yo. Es como aprender un lenguaje y tratar después escribir en ese lenguaje.”

“El folclor musical es algo rico y muy profundo, y tiene un gran potencial de desarrollo, hay infinitas posibilidades de arreglos y mil formas de acercarse a la música tradicional.”

Este músico precoz se crió en un crisol de influencias musicales, con tres años escuchaba a Led Zeppelin, Deep Purple, los Beatles y con siete años descubría el mundo del jazz. “Cuando tenía trece años pude descubrir mi música gracias a Keith Jarrett, Jan Garbarek o el maestro Gurdjieff. Ellos me hicieron descubrir mi propia música y desde entonces forma parte de mí.”

“Siempre que toco música me siento feliz y sé que es exactamente lo que quiero hacer. ¡Busco esas sensaciones y por eso estoy aquí!.”

Estar aquí y ahora es una condición esencial para la creación artística. Pero Avishai Cohen hace una diferencia entre dos momentos diferentes en la creación musical: “Para mí hay dos momentos en la creación: uno es cuando estoy solo componiendo y de pronto siento que llega como un torrente… una especie de energía o electricidad. Es un momento de exaltación durante el cual tengo sensaciones cuyo origen ignoro .”

“Después hay un segundo momento en el escenario, con el grupo con el que voy a tocar. En ese instante, la creación está en lo que hacemos juntos y en lo que compartimos con el público ahí mismo.”

“Cantar me ponía muy nervioso al principio, sentía mucho miedo cuando sabía que tenía que cantar. Es muy difícil después de años de trabajo como instrumentista, sin embargo cantar me ha hecho ser mejor persona y mejor músico.”

“Sobre todo hay que practicar, pero más que nada se trata de aceptar tu propia voz, de aceptarse a sí mismo, y eso es todo un proceso.”

En este programa han podido escuchar fragmentos de las siguientes obras:

“The Spinners” y “The legend of the moon” del disco “a fable” de Tigran Hamasyan (Verve)

“Seven Seas” y “Dreaming”, del disco “Seven Seas” de Avishai Cohen (EMI).