Última hora

Última hora

Bokova: Los fondos de la UNESCO se resienten tras su reconocimiento a Palestina

Leyendo ahora:

Bokova: Los fondos de la UNESCO se resienten tras su reconocimiento a Palestina

Tamaño de texto Aa Aa

Palestina se ha convertido en el estado miembro número 195 de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Se trata de una adhesión histórica, ya que se ha llevado a cabo frente a la negativa de Estados Unidos e Israel. Y esto tiene un precio: Washington ha dejado de financiar a la UNESCO puesto que su legislación prohíbe el envío de fondos a las instituciones internacionales que reconozcan el Estado palestino.

Hemos hablado con la directora general de la organización, Irina Bokova.

Irina Bokova, directora general de la UNESCO:

Las consecuencias inmediatas, en términos económicos, son sobre todo las dificultades que tenemos para recibir financiación de Estados Unidos. También nos repercute en otros aspectos, quizás más políticos, hay quienes nos elogian, y quienes nos acusan. El debate sobre la admisión de Palestina lleva 22 años en la agenda, no es nada nuevo, pero en esta ocasión 107 estados miembros decidieron votar a favor.

Andrea Bolitho, euronews:

¿Cuáles son las consecuencias económicas del voto?¿En qué situación está la UNESCO?

Irina Bokova:

Bueno, si tenemos en cuenta que Estados Unidos contribuye con un 22% al presupuesto general, es decir 72 millones de dólares, y que además recibimos entre 15 y 20 millones de fondos extrapresupuestarios, estaríamos hablando de unos 100 millones de dólares anuales. Además, Israel también va a retener sus fondos para 2012. O sea que es un impacto importante en términos presupuestarios. Hay que recordar que Estados Unidos no ha contribuido en el presupuesto de 2011, de este año. He hecho un llamamiento al Congreso y al pueblo estadounidense, espero que nuestro mensaje se oiga y el Congreso cambie la ley para que podamos recibir los fondos.

euronews:

Entonces, ¿hay una mínima esperanza de que la UNESCO acabe recibiendo la financiación de Estados Unidos?

Irina Bokova:

Eso espero.

euronews:

Entre los proyectos que podrían sufrir esta falta de fondos estarían el del sistema judicial y el agua en Irak. Además de estos programas, ¿sabe si hay otros que corran peligro en estos momentos?

Irina Bokova:

En primer lugar, estos son proyectos muy importantes y en ambos casos, tanto en Irak como en Afganistán, su llegada a buen puerto está en peligro. Si al 22 por ciento que no vamos a recibir del año que viene, le sumamos las pérdidas de este año, vamos a llegar al 30 por ciento y esto complica su aplicación en el terreno.

Me gustaría mencionar otro caso, el de la Comisión Oceanográfica Intergubernamental, que está muy comprometida coordinando los sistemas de alerta de tsunamis. Cuando a principios de año se produjo el tsunami, el terremoto y el tsunami en Fukushima, en Japón, emitimos la alerta en cinco minutos.

euronews:

Hay quien considera que la UNESCO ha abusado de su poder con el voto y el consecuente reconocimiento. ¿Usted cree que la organización se ha excedido en sus competencias al tomar una decisión política de este calado?

Irina Bokova:

Bien, para mí es difícil, fue una decisión que tomaron los estados miembros. Lo que yo lamento en este momento concreto es esta especie de corriente crítica, esta tendencia de mirar todo bajo el prisma de una decisión política y olvidarse de tantas otras cosas que hemos hecho.

euronews:

A este respecto, la campaña “Donar a la UNESCO en un clic” para conseguir recursos públicos (para compensar la pérdida de la aportación de Estados Unidos) no ha ido especialmente bien, no se ha conseguido demasiado dinero.

Irina Bokova:

Yo no esperaba, en ningún caso, que llegaran millones de dólares con esta campaña, pero existe un importante apoyo ciudadano para todo lo que la UNESCO hace. Al mismo tiempo sabemos que las aportaciones presupuestarias de cada estado miembro son una obligación, de respeto a la organización y todavía creo que Estados Unidos modificará su legislación.

euronews:

Los principales objetivos de la UNESCO: contribuir a la erradicación de la pobreza, la educación, la libertad de expresión. Con estas preocupaciones ¿cuál es la reacción de la organización a las esperanzas y desafíos que plantea la Primavera Árabe?

Irina Bokova:

Aquí estamos entusiasmados con la Primavera Árabe porque tener mayor dignidad es una legítima aspiración, más respeto por los derechos humanos, para lograr una mejor calidad de vida. Desde el primer día hemos acompañado a algunos de estos países en su apertura y en los cambios sociales y políticos hacia la democracia.

Uno de nuestros primeros proyectos fue enseñar a los periodistas tunecinos a informar de las elecciones, porque aspectos que hoy en día son sencillos para nosotros, para ellos se complican por la falta de experiencia. Es importante lo que hicimos hace unos años en Irak, con el apoyo de Estados Unidos, cambiando los materiales curriculares en los libros de texto infantiles. Eliminando prejuicios, la hostilidad hacia otras culturas, religiones o hacia Occidente. Pienso que es importante que continuemos, como haremos también en Libia.

Y, por supuesto, está el gran tema de la protección del patrimonio, de la cultura, del saqueo de propiedades, de exportaciones ilícitas, del tráfico de tesoros arqueológicos y bienes culturales desde Libia, Egipto o Túnez, tenemos una gran responsabilidad.

euronews:

La UNESCO ha incorporado recientemente varias tradiciones culturales a su lista del Patrimonio Cultural Inmaterial. ¿Cómo se protege un bien que es inmaterial?

Irina Bokova:

Es una pregunta muy interesante y permítame decir que el concepto de Patrimonio Inmaterial se tuvo en consideración, en un principio, para determinadas tradiciones de África. Progresivamente muchos países de todo el mundo creyeron en la necesidad de proteger su riqueza inmaterial. Esto tiene mucho que ver con la globalización. Por la protección, el respeto, el reconocimiento de la importancia de cada pequeña tradición local, que hace sentirse enormemente orgullosos en su dignidad a los miembros de estas comunidades.