Última hora

Última hora

Conectados al mundo desde Estonia

Leyendo ahora:

Conectados al mundo desde Estonia

Tamaño de texto Aa Aa

Tartu es la segunda ciudad de Estonia. Este pequeño país, de tan sólo 1.300.000 habitantes, es el más conectado a Internet y a las nuevas tecnologías de Europa.

Allí se puede montar una empresa en 24 horas a través de Internet. Y se puede votar a través del móvil. Las nuevas tecnologías “made in Estonia” se exportan al mundo entero.

Entre las historias de éxito de las empresas estonias, está Fortumo. La idea surgió en 2007, en un grupo de estudiantes, que crearon un sistema de pago a través del teléfono móvil, para cubrir la falta de tarjetas de crédito entre los jóvenes o en los países emergentes.

Enseguida se dieron cuenta de que para crecer tenían que cruzar fronteras. Por eso, se unieron a la Red Europea de Empresas, creada por la Comisión Europea, que cuenta con 600 organizaciones que dan consejos, contactos y todo tipo de ayuda a las pymes en su conquista de nuevos mercados.

Martin Koppel es CEO de Fortumo. “Esto nos ha ayudado a correr más riesgos e intentar salir a más mercados. Lo habríamos hecho solos, pero nos han dado un mejor respaldo económico para hacerlo”.

Junto con Andrei Demnentjev, dirige la empresa. “Nos hemos asociado con empresas europeas, a través de la red de socios, de los contactos y las reuniones que conseguimos con la ayuda de varios programas europeos.”

Además, la empresa colabora con otras pymes en más de 60 países de todo el mundo. Tienen una oficina en San Francisco y trabajan con los mejores desarrolladores de juegos del planeta.

Todo un sueño para Demnentjev: “Hace dos años no podíamos ni imaginarnos escribiendo un email a estas empresas, o pensar que trabajaríamos para ellas. Ahora trabajamos con las 30 primeras desarrolladoras de juegos del mundo. Nos gusta lo que hacen, y a ellos les gusta lo que hacemos y cómo lo hacemos. Es la mejor prueba del éxito para nosotros.”

También están los datos: este año pasarán de 25 a 35 empleados. La cifra de negocio de 2011 fue de más de 4 millones 300.000 euros, el doble que el año anterior.

Demnentjev: “¿La clave del éxito? Piensa “internacionalmente” desde el primer día.”

Koppel: “Tienes que estar donde están tus clientes.”

Demnentjev: “Y aprovechar todas las oportunidades.”