Última hora

Última hora

Robots en las fronteras

Leyendo ahora:

Robots en las fronteras

Tamaño de texto Aa Aa

Proteger nuestras fronteras, terrestres y marítimas, es todo un reto al que Europa se enfrenta día a día. Los investigadores estudian cómo utilizar lásers, rayos gamma y haces de neutrones para hacer la tarea más fácil.

En la costa de Croacia se están utilizando modelos de bombas para probar un sistema de detección de explosivos. Vladivoj Valković, físico nuclear, describe su composición. “Es la bomba de un avión. Hay una variedad de bombas de este tipo en la costa mediterránea, en el Mar Báltico y en el Océano Atlántico. Nuestro modelo tiene Hidrógeno, carbono, oxígeno y nitrógeno. La dinamita sólo tiene estos cuatro elementos. Así que es fácil simular una bomba manteniendo la proporción de esos cuatro elementos.”

Los modelos de bombas inofensivas se utilizan para probar un submarino capaz de identificar explosivos bajo el agua. El prototipo ha sido diseñado por científicos de un proyecto de investigación de la Unión Europea dirigido a mejorar la seguridad de las rutas e infraestructuras martítimas clave de Europa. “Si llega un informe de un objeto no identificado en la costa, en un puente u otra infraestructura marítima, enviamos a nuestro robot, que llegará al objeto, se posicionará, hará las medidas y enviará los resultados al barco. Después se retirará. El resultado de la inspección es información de la composición química del material que hay dentro.”

El modelo de bomba es depositada a 10 metros de profundidad, en el fondo marino. El robot es posicionado justo encima y empieza a emitir haces de neutrones que ayudarán a “ver” dentro del artefacto, nos explica Guillaume Sannie, coordinador del proyecto UNCOSS. “El neutrón tiene la propiedad de atravesar la materia y describirla. Entra en contacto con la materia que hay en el interior de la bomba y al hacerlo emite rayos gamma. Hemos desarrollado un detector electrónico que nos permite recoger una gran cantidad de información con un flujo de neutrones muy importante.”

Un software especial transforma esos rayos gamma en gráficos que permiten a los investigadores como Cyrille Eleon, físico del centro de estudios nucleares Cadarache, en Francia, determinar el tipo y la proporción de los elementos que hay dentro de la bomba. “El programa permite determinar la relación entre los datos de presencia de carbono y de oxígeno y obtener una proporción. Si es significativa, quiere decir que el sistema ha identificado una carga explosiva en el interior del objeto que estamos analizando.” Tras un primer examen concluyente, se recoge la falsa bomba y se remolca el submarino a tierra para realizar labores de mantenimiento.
Las próximas pruebas permitirán mejorar su mobilidad bajo el agua y la precisión en la captura de datos.

En Polonia el reto de controlar la frontera es bien diferente. Los investigadores desarrollan robots automáticos desarmados para controlar la frontera, terrestre en este caso. Jakub Glówka, polaco, ingeniero de sistemas, participa en este proyecto. “La plataforma conduce de forma autónoma hasta el punto de observación elegido. El sistema está activado, los radares, las cámaras, y pueden detectar a la gente que intenta cruzar la frontera de forma ilegal.”

Cuando el vehículo identifica un movimiento ilegal a lo largo de la frontera, hace saltar la alarma, ofreciendo la posición y proporcionando material de vídeo para que los vigilantes puedan llevar a cabo las acciones pertinentes. “El sistema puede proveer datos de vídeo, grabaciones normales y también imágenes captadas con infrarrojos y datos de los radares. El problema principal al que nos enfrentamos fue la integración de elementos complejos, como el sistema de conducción autónoma, el de seguimiento y detección de personas y vehículos, y el complicado sistema de comunicación y de control de todo el sistema.”

Antes de pasar a la acción, el vehículo se programa según las condiciones meteorológicas y el área de la frontera que tiene que vigilar. Ingenieros eléctricos como Alex Feldman, se encargan de la tarea. “La plataforma tiene un sistema de detección de obstáculos que evita los que se pueda encontrar en el camino. También puede planificar la ruta por sí misma, para no entrar en zonas rohibidas, por ejemplo, e identificar carreteras por las que no debe ir. Todo esto basándose en una base de datos que se ha incluido en el vehículo.”

Las bases de datos incluyen simulaciones topográficas muy precisas del terreno que rodea el vehículo. En estos test, en el suroeste de Polonia, por ejemplo, los investigadores han creado 35 simulaciones diferentes.

Bajo la supervisión de ingenieros turcos y polacos, se han integrado las simulaciones topográficas, los datos de las cámaras y los radares, y los sistemas de navegación autónomos en una única unidad de control del rastreo fácil de usar. Todo un reto, cuenta Abdullah Inle, ingeniero electrónico. “Al principio teníamos softwares muy diferentes. Pero para que los vehículos fueran verdaderamente eficientes, todo tenía que estar controlado desde una red simple. Conseguimos hacerlo de manera fiable, y ahora desde esta unidad de control puedes no sólo controlar diferentes vehículos al mismo tiempo, sino también integrar la información que llega de otros aparatos complementarios de protección de fronteras, como artefactos aéreos no tripulados.”

Los investigadores creen que en el futuro esta tecnología nos ofrecerá una forma menos peligrosa, más eficiente y fiable de vigilar nuestras fronteras.

http://www.uncoss-project.org
http://www.talos-border.eu