Última hora

Última hora

Cuando las cosas van mal en el extranjero

Leyendo ahora:

Cuando las cosas van mal en el extranjero

Tamaño de texto Aa Aa

Bruno Van de Bossche, belga y viajero de profesión, resultó herido por una bala en la espalda el pasado mes de enero en la inestable región de Afar, en Etiopía, cerca de la frontera con Eritrea.

Viajaba con un grupo de veinte turistas de distintas nacionalidades, entre ellos varios alemanes, húngaros, austriacos, italianos y británicos. Junto con el ejército etíope, Alemania se encargó de su evacuación. “Estábamos en una región recóndita, teníamos que tomar medidas de seguridad. La embajada alemana en Addis Abeba coordinó la evacuación. Por una razón simple, los alemanes estaban entre las víctimas, el grupo rebelde tomó como rehenes a cuatro alemanes y a otros dos turistas. Además fue una persona del grupo alemán quien fue a dar la alerta.”

Una situación extrema que muestra la importancia de la asistencia consular en el extranjero y la solidaridad entre los europeos. Se trata de un derecho de los ciudadanos de la Unión, explica Giorgio Porzio, del Servicio Europeo de Acción Exterior. “Si estás en un tercer país y no estás representado, porque tu país no tiene consulado o embajada allí, o no puedes acceder por alguna razón, puedes dirigirte a otro Estado miembro y te atenderá como lo hace con sus propios ciudadanos. Esto viene del hecho de que hay una ciudadanía europea reconocida en los tratados que nos da este tipo de derechos.”

Francia tiene una gran red consular y diplomática. En París está el Centro de Crisis del Ministerio de Asuntos Exteriores, que coordina las operaciones.

euronews: “Estamos aquí en el Centro de Crisis del Ministerio de Asuntos Exteriores francés. Un centro neurálgico para proteger a los franceses en el extranjero, y en algunos casos a los europeos. Funciona las 24 horas del día, los siete días de la semana.”

Todas las capitales europeas tienen un centro similar. Desde ellos se aconseja a los viajeros. Generalmente, responden a emergencias particulares y a grandes crisis, explica el Director del centro, Serge Mostura. “El Centro de crisis tiene cuatro funciones principales. Por una parte, vigila lo que ocurre en todo el mundo y recopila información. Hoy tenemos mucha información, y hay que seleccionar la que es útil. También está la alerta, que consiste en dar la alarma cuando está pasando algo. También está la planificación, para cada país extranjero tenemos planes de seguridad, para garantizar la seguridad de los franceses en el exterior, y finalmente desde aquí dirigimos operaciones, por ejemplo una evacuación”.

El tsunami en Japón, las revueltas árabes, o la amenaza terrorista en el Sahel, son crisis recientes en las que se valora la importancia de la protección consular. Se está estudiando una directiva de la Comisión Europea para aclarar y simplificar la cooperación y la coordinación entre los Estados miembros, únicos competentes en la materia.

Había unos 6.000 ciudadanos europeos en Libia cuando estalló la crisis, en un país en el que sólo ocho Estados miembros tienen representación. La acción coordinada es esencial para el máximo aprovechamieno de los recursos, asegura Porzio. “Cuando los Estados miembros decidieron finalmente repatriar a sus ciudadanos, enviaron aviones y barcos. Fue tarea suya y nuestra coordinarlo, para asegurar el mejor uso posible de los medios, para evitar por ejemplo, que los barcos vuelvan medio vacíos y se quede gente en tierra, y lo mismo con los aviones.”

Actualmente, Senegal no es un lugar problemático, pero hay tensiones en la región y el país es destino vacacional de muchos turistas europeos. Sólo 10 estados de los 27 tienen representación. Y Francia es lo que se llama “Estado piloto”.

euronews: “En el momento de las vacaciones muchos europeos buscan el sol más allá de las fronteras de la Unión. Aquí en Senegal los franceses son los más numerosos. En caso de emergencia o de crisis, Francia tiene la responsabilidad de ayudar a todos los residentes originarios de la Unión Europea y especialmente a los que no tienen representación consular.”

El consulado de Francia en Dakar es el más importante del país. En el día a día, realizan sobre todo tareas administrativas. Pero si las cosas se tuercen, tanto si es un conflicto político como si es una catástrofe natural, como Estado piloto, Francia tendría un papel esencial, explica Alain Jouret, cónsul general de Francia en Dakar. “En una situación de crisis, tenemos que coordinar los esfuerzos de todos los países europeos. Estamos aquí para poner en marcha planes de seguridad y una fase de evacuación si las autoridades del país no la garantizan.”

La asistencia consular y la solidaridad europea se aplican igualmente en el día a día para las emergencias particulares: pasaporte perdido o robado, accidente o enfermedad grave, agresión o encarcelamiento. En ese caso, todo Estado miembro tiene el deber de asistir a un europeo que no tenga representación de su país. “El director de la prisión nos avisó de que había una persona, pensaba que era francés. Pero era un residente de origen checo que había sido encarcelado. Necesitaba algunas cosas, ropa, comida y medicamentos. Se lo proporcionamos y nos pusimos en contacto con la embajada que la República Checa tiene en Rabat.”

Se estima que cada año se realizan más de 90 millones de viajes turísticos o profesionales de europeos a fuera de la Unión.

Y sólo hay tres países en los que todos los Estados miembros, los 27, tienen representación diplomática: Estados Unidos, China y Rusia.

Paschalis Papachristopoulos es presidente de una asociación que defiende los intereses de los expatriados europeos. Insiste en la importancia de informar mejor al público para dar a conocer el derecho a la protección consular de los ciudadanos de la Unión Europea. “Nos gustaría por ejemplo que esta información se extendiese a todos los ciudadanos de la misma manera que han hecho con los derechos de los viajeros, con pósters en los aeropuertos de toda la Unión Europea. El primer paso que han dado en algunos países para introducir este derecho es imprimirlo en los pasaportes. Por ejemplo en mi pasaporte griego, hay una mención específica en la parte trasera con la web de la Comisión Europea indicándolo, pero muy poca gente lo lee.”

Informarse bien antes de partir, es el eterno consejo a los viajeros.