Última hora

Última hora

Ferrari se salva de la crisis de la industria del automóvil

Leyendo ahora:

Ferrari se salva de la crisis de la industria del automóvil

Tamaño de texto Aa Aa

El presidente de Ferrari Luca Cordero di Montezemolo ha estado en París en el Salón Mundial del Automóvil. Euronews ha hablado con él sobre la situación de la industria, las competiciones deportivas y su posible implicación en política.

Giovanni Magi, euronews: Ferrari es una de las pocas marcas de automóviles que está saliendo ilesa de la grave crisis del mercado europeo de coches, y además con buenos resultados. ¿Es principalmente porque operan en un nicho de mercado? ¿O hay otras razones?

Luca Cordero di Montezemolo: Esto depende de tres factores: una gran inversión en innovación, que supone tener una gama de coches muy nuevos, muy recientes. También es gracias a un gran esfuerzo de internacionalización, hoy estamos presentes en 60 países. Y a una serie de actividades orientadas al cliente, dirigidas a la satisfacción del consumidor, para hacerle sentir que quien tiene un Ferrari es parte de un pequeño club, con la personalización e incluso la posibilidad de hacer un Ferrari a medida.

euronews: Probablemente sus clientes no se preocupen por el precio de la gasolina. Pero, en el futuro, ¿los Ferraris seguirán funcionando con gasolina?

Luca Cordero di Montezemolo: La respuesta es sí, porque personalmente no tengo mucha fe en los coches eléctricos. Pero estamos trabajando en dos direcciones: una, y ya podemos ver los resultados, con tecnologías que permitirán una mayor reducción, una gran reducción en el consumo, estamos hablando de más del 30 por ciento respecto a los modelos actuales, y también las emisiones. Otro camino es el del coche híbrido: a finales de año tendremos el primer Ferrari de este tipo, que tiene en cuenta también la experiencia de la Fórmula 1 con el sistema Kers, la obtención de energía a través de los frenos, y un coche de nuestra potencia genera mucha energía. Así que estamos trabajando mucho en esta dirección, sin perder dos características esenciales: la emoción de conducir un Ferrari, y las prestaciones, y no estoy hablando de la velocidad máxima, sino de la aceleración y el sentimiento de poder, de pasión en la conducción.

euronews: Fue presidente de Fiat durante 7 años. Si estuviera ahora en la dirección de una empresa que produce coches para el público general, ¿qué haría para acabar con la crisis?

Luca Cordero di Montezemolo: Es la pregunta del millón de dólares, que ya no es mucho hoy. Lo que haría es algo que siempre he intentado hacer con Ferrari. Parece obvio pero no lo es tanto: hacer coches bonitos. Creo que ningún tipo de actividad puede separarse del producto. Puedes tener la mejor imagen, la mejor situación financiera… pero la base es el producto. Creo que es lo principal. Otra cosa que está ocurriendo en muchas empresas del automóvil como Fiat, es encontrar grandes sinergias con los socios, para los componentes, los motores, para reducir costes. Y creo, lo he apoyado cuando era todavía presidente cuando empecé los primeros acuerdos con Chrysler, que Chrysler representará para Fiat no sólo la salvación sino el crecimiento.

euronews: Probablemente sabrá que en Francia hay mucha controversia sobre el deseo de algunos empresarios de emigrar por los impuestos. ¿Cree que la carga impositiva puede ser una buena razón para abandonar el país?

Luca Cordero di Montezemolo: He de decir que sí, en este sentido: depende de las dimensiones, pero cuando actúas como empresario, en un país con una gran presión fiscal, hay un punto en el que hay un riesgo de dejar de ser competitivo con otros países. He dicho recientemente, en Italia, que es justo que los que tienen más paguen más. Es absolutamente justo, es normal. Está bien, y es lo adecuado. Pero con dos condiciones: una es que al mismo tiempo que el Estado pide a los ciudadanos hacer sacrificios, lo haga él. Y la segunda es que el Estado diga claramente a dónde va el dinero. Porque si mis impuestos, y repito, siendo más rico es justo que pague más, van a acabar en los gastos del gobierno o alimentando la corrupción y los gastos de los políticos, no estoy de acuerdo.

euronews: Hablando de la competición, en la larga historia de Ferrari, ha vivido tiempos de profunda crisis, pero también ha sido protagonista de increíbles recuperaciones. ¿Qué se necesita para permitir a un equipo recuperarse en el momento más difícil?

Luca Cordero di Montezemolo: Usted y los espectadores saben que ganar no siempre es fácil y mantenerse es incluso más difícil. A partir de ahí, lo que hace falta es trabajar en equipo, determinación, mirar siempre adelante, innovar, invertir en los jóvenes, hacer crecer a la gente que ahora son el número dos, o el tres, pero que tienen el potencial para ser el número uno, y traer de vez en cuando a gente de fuera que aporte aires nuevos, un poco de cultura nueva y otra forma de pensar.

euronews: ¿Alguna predicción para el Campeonato Mundial de Fórmula 1?

Luca Cordero di Montezemolo: Bueno, ahora somos líderes. Y creo, y lo digo convencido, que está en nosotros ganar o perder este campeonato. Espero que ganemos, lógicamente, y creo que pueden darse condiciones buenas, pero, como siempre digo, no corremos solos, tenemos contrincantes muy fuertes. También espero, en las últimas carreras, tener un segundo conductor, Massa, que pueda intentar sacarle algunos puntos a nuestros oponentes, porque en las 6 carreras que quedan no es importante sólo hacerlo bien, sino que nuestros contrincantes no lo hagan muy bien.

euronews: Usted es el presidente de la Fundación Italia Futura, que estos días demuestra que quiere ser activa en las elecciones legislativas de 2013 en Italia. Ha dicho que apoyará al primer ministro Monti pero que no quiere nada para usted. ¿Cuál serár su compromiso personal?

Luca Cordero di Montezemolo: Italia Futura quiere contribuir a renovar la clase política, trayendo gente nueva a la política, personas competentes, creíbles, con una pasión civil por dar y no recibir. Es una cuestión importante en un mundo político como el nuestro, muy estancado y reacio a asumir responsabilidades por lo que ha ocurrido. Y lo segundo es estimular a la sociedad civil italiana, traer ideas nuevas y salir un poco de lo particular para preocuparse más por este país, por el interés común. Recuerdo la gran renovación de la Quinta República Francesa. Espero que Italia, en su Tercera República, pueda hacer algo parecido. Pero no estoy pidiendo nada para mí, no seré candidato, quiero algo por el país que me ha dado tanto, intentando mientras seguir haciendo un buen trabajo. Y también contribuir a este proyecto en el que realmente creo, principalmente porque tengo hijos, porque amo a mi país y me doy cuenta de la extraordinaria excelencia y el potencial de Italia, que no se merece estar en esta situación.